Buenos Aires. El gobierno argentino incrementó los subsidios que otorga al sector de la energía en momentos en que se registra una demanda histórica de gas natural y electricidad.

El gobierno destinó otros 1.500 millones de pesos (US$381 millones) para garantizar el suministro eléctrico al incrementar el financiamiento de la generadora estatal Enarsa y del regulador de distribución eléctrica mayorista Cammesa, según se publicó en el boletín oficial. 

Argentina congeló la mayoría de las tarifas para el petróleo, el gas y la electricidad después de la crisis económica de 2001-2002.

Para mantener bajas las tasas, el gobierno destina miles de millones de dólares anuales (alrededor de US$6.000 millones en 2009) para compensar a las empresas por sus pérdidas de ingresos.