Buenos Aires. El gobierno argentino intervino el jueves la sociedad Metrogas, la mayor distribuidora de gas del país, luego que la empresa solicitara un concurso preventivo de acreedores, anunció el Ministerio de Planificación.

La intervención busca garantizar la prestación del servicio de la empresa y tendrá como objetivo "la reestructuración de la deuda" de la compañía, agregó el ministerio.

La mayor distribuidora argentina de gas, Metrogas, controlada indirectamente por el británico BG Group, había anunciado más temprano que solicitaría la protección por quiebra debido a un congelamiento de tarifas de más de una década y crecientes costos.

La empresa dijo en una carta remitida al regulador Comisión Nacional de Valores que pese a los problemas financieros mantiene la calidad del servicio de distribución de gas, que cubre a la capital argentina y parte de su zona metropolitana, en las que atiende a unos dos millones de clientes.

"La Sociedad no ha podido generar fondos líquidos suficientes para afrontar los vencimientos inminentes de su deuda financiera ni el pago de determinadas obligaciones comerciales e impositivas", dijo la nota.

La compañía, que tiene problemas de deuda, señaló que existe la necesidad urgente de que el gobierno aumente las tarifas de cobra a sus clientes, ya que, afirma, éstas no han subido en los últimos 11 años. La compañía se declaró incapaz de realizar sus pagos de deuda.

El ministerio rechazó los argumentos de Metrogas respecto a que el congelamiento de las tarifas fuera responsable de su precaria situación financiera. En su lugar, el ministerio culpó a Metrogas por no administrar de manera correcta su deuda y dijo que este problema no se relaciona con las políticas tarifarias de las empresas de servicios públicos del país.

Las tarifas de la mayoría de los servicios públicos de Argentina fueron congeladas tras el colapso de la economía en 2001/2002, y muchas quedaron prácticamente en el mismo nivel desde entonces.

El gobierno comenzó paulatinamente a autorizar incrementos, pero protestas de consumidores han retrasado ajustes de tarifas y también una disminución en el nivel de subsidios otorgados por el Estado a las prestadoras.

"Durante estos casi once años en que sus tarifas de distribución permanecieron sin variación alguna, Metrogas logró reestructurar su deuda financiera en moneda extranjera a través de un canje voluntario perfeccionado en el año 2006 que ha venido cumpliendo puntualmente", agregó la gasífera.

Metrogas es controlada indirectamente por BG Group, a través del Consorcio Gas Argentino, en el que la petrolera Repsol-YPF Sociedad Anónima posee un 45,33%, según datos de la firma.

Metrogas perdió 78,3 millones de pesos (unos 20 millones de dólares) en 2009, frente a un resultado negativo de 13,5 millones de pesos en el 2008.

Las acciones de Metrogas en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires cerraron el miércoles a 0,645 pesos.

Con información de Dow Jones Newswires.