Buenos Aires. El gobierno de la presidenta argentina Cristina Fernández dispuso que el sector privado retome la operación de los más importantes tendidos ferroviarios urbanos, interurbanos, de pasajeros y de cargas, publica hoy el Boletín Oficial.

La decisión fue informada por el Ministerio del Interior y Transportes que lidera Florencio Randazzo, quien luego de reportar que se disolvieron las dependencias gubernamentales que operaban los trenes, reveló que empresas serán las prestadoras de esos servicios.

"Con la entrada en vigencia de los presentes acuerdos, las líneas Mitre y San Martín serán operadas por el grupo Roggio, mientras que las líneas Belgrano Sur y Roca serán operadas por el grupo Emepa", informó Randazzo a través de un comunicado que distribuyó a la prensa.

Según el texto, se ha "dispuesto un nuevo régimen de operación que obliga a las empresas a presentar planes anuales sobre las frecuencias de los trenes, su mantenimiento, limpieza de estaciones y calidad de los servicios; y en este sentido, creamos un estricto régimen de penalidades para sancionarlos en el caso en el que no se cumplan estas pautas".

Lo que se procura con la nueva situación operativa de las líneas ferroviarias Mitre, San Martín, Belgrano Sur y Roca es "mejorar la calidad de los servicios e incrementar el control sobre las empresas que operan los trenes del área metropolitana de Buenos Aires", añade.

El ministro Randazzo aprovechó para destacar que "por pedido de la presidenta Cristina Fernández" se ha encarado "un ambicioso plan de renovación de los trenes del área metropolitana que incluye la llegada de más de mil coches nuevos durante este año y una fuerte inversión en materia de infraestructura ferroviaria de cambio de vías y renovación de estaciones".