El gobierno pidió este miércoles a la siderúrgica india Jindal Steel Bolivia (JSB) que facilite información a la firma auditora sobre la supuesta inversión que realizó en el yacimiento de hierro del Mutún, en Santa Cruz.

“Si ellos creen que han invertido los US$600 millones, que vengan sus ejecutivos y que nos demuestren objetivamente dónde están esos US$600 millones, que permitan que se haga la auditoría. El fiscal (Aldo Ortiz) les ha exigido eso y que demuestren con documentos”, indicó en rueda de prensa el ministro de Minería y Metalurgia, Mario Virreira.

En esa línea, calificó de “indignante” que la Jindal hable de inversión, pues aquello no se vio en el yacimiento de hierro del Mutún, que debía convertirse en un complejo metalúrgico.

El 18 de julio de 2007, Jindal y la estatal Empresa Siderúrgica del Mutún (ESM) firmaron un contrato de riesgo compartido por el que la compañía india se comprometía a invertir US$600 millones en los dos primeros años.

Como gobierno, dijo Virreira, siempre tuvimos la “voluntad” de que la Jindal se quede en Bolivia, pues en reiteradas ocasiones le invitamos a firmar su contrato de provisión de gas con YPFB, tarea que no la efectuó desde el inicio de sus operaciones en 2009.

Los ejecutivos de Jindal indicaron en reiteradas oportunidades que la empresa cumplió con sus compromisos de inversión, los cuales inclusive excedieron los US$600 millones comprometidos para los dos primeros años de operación en el Mutún.