La Paz. Al contar ya con recursos energéticos para llevar adelante la industrialización de la minería de Bolivia, el gobierno de ese país se puso un plazo de tres años para que el 50% de las exportaciones mineras sean de productos acabados metálicos. Así lo informó el viceministro de Desarrollo Productivo Minero Metalúrgico, Héctor Córdova.

“Calculamos que vamos a poder transformar en productos metálicos la mitad de nuestra producción de minerales en los próximos tres años: eso nos permitirá recuperar la mitad (US$500 millones) de los US$1.000 millones que estamos transfiriendo al exterior por este servicio”, manifestó.

Karachipampa empezará a procesar plomo “desde fin de año; Vinto procesará toda su producción de estaño desde 2012; la tercera parte de las exportaciones de concentrados de zinc (200.000 toneladas) se procesará hasta 2014; la metalúrgica india Jindal debe exportar desde el siguiente año hierro metálico; y las exportaciones de cloruro de potasio y carbonato de litio del Salar de Uyuni deben comenzar también desde el siguiente año”, indicó.

La implementación de nuevas plantas industriales en el sector minero está en función a la obtención de nuevas “posibilidades energéticas”, ya que las reservas certificadas de gas sólo garantizaban una parte del proyecto del Mutún, pero con el hallazgo de tres TCF de gas, el desarrollo de la industria metalúrgica ya es posible, sostuvo.