La Paz. La subvención a las tarifas de electricidad frena la ampliación de la oferta de energía a través de los proyectos de generación hidroeléctrica, por lo que el gobierno analiza la modificación de la actual estructura tarifaria.

El 2012, la demanda se incrementaría en cerca de 101 MW.

Datos del plan óptimo de expansión del Sistema Eléctrico Interconectado Nacional (SIN) señalan que en el período 1997-2010 la demanda de energía eléctrica creció en promedio 5% al año.

Este 2011, se tenía previsto que el consumo se incrementaría en 9,8%; sin embargo, autoridades de gobierno indican que ésta es de casi 8%; aun así, se registraron varios cortes en el servicio en los últimos días.

“Parte de la estructura tarifaria del servicio eléctrico incluye los costos operativos —como el del precio subsidiado del gas— que, bajo el modelo de la actual Ley de Electricidad, inviabiliza el ingreso de la mayoría de los proyectos hidroeléctricos (al SIN)”, explicó el viceministro de Desarrollo Energético, Franklin Molina.

El 2010, la capacidad de generación conectada al sistema eléctrico nacional fue de 1.211,6 megavatios (MW), de los cuales 735,2 corresponden a centrales termoeléctricas y 476,4 a centrales hidroeléctricas, según información del CNDC.

El potencial hidroeléctrico de Bolivia es de aproximadamente 39.800 MW y actualmente se calcula que se estaría utilizando algo más del 1%.

La región de mayor concentración de recursos hidropotenciales se encuentra en la vertiente este de la Cordillera Oriental; en una franja territorial que tiene una longitud de aproximadamente 350 kilómetros (km) y un ancho promedio de 100 km.

Generación. “Hay una cartera bastante interesante de proyectos hidroeléctricos”, pero “por la actual estructura tarifaria se hacen inviables (...). Estamos trabajando en ciertos arreglos institucionales para ver cómo modificar la estructura tarifaria, de tal manera que la tasa de retorno de inversión del proyecto sea atractiva; porque, evidentemente, esta situación causa dificultades en la oferta de electricidad”, sostuvo Molina.

Este trabajo, agregó, se efectúa ya dentro del marco de la nueva ley del sector y está a cargo del Viceministerio de Electricidad y Energías Alternativas (VEEA) y la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE). “Si tenemos el potencial hidroeléctrico, necesitamos desarrollarlo”, remarcó.

Actualmente, el SIN se caracteriza por tener cuatro áreas bien definidas. En el norte del país (La Paz y Beni) predominan las centrales hidroeléctricas de pasada (donde no hay acumulación apreciable de agua para accionar las turbinas); en el oriente (Santa Cruz), el centro (Cochabamba y Oruro) y el sur (Potosí y Chuquisaca) las centrales hidroeléctricas de embalse y las termoeléctricas. De acuerdo con el Plan Óptimo de Expansión del CNDC, la demanda de energía eléctrica será de 1.214 MW en la siguiente gestión.

A decir del ministro de Hidrocarburos y Energía, José Luis Gutiérrez, el mayor consumo de energía no conducirá a un incremento en las tarifas al menos hasta el siguiente año. “No estamos tocando para nada las tarifas para la población y no se tiene contemplado tampoco el 2012”.