La Paz. Luego de la inspección realizada a la Doble Vía La Paz-Oruro, la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) resolvió rescindir el contrato suscrito con la Asociación Accidental Brabol, por incumplimiento en la construcción del tramo II de la ruta y anunció sanciones para la empresa.

En octubre del 2010, la Asociación Accidental Brabol estableció un plazo de 43 meses para la construcción de los 77,42 kilómetros que componen el tramo II (Mantecani-Lequepampa) de la Doble Vía La Paz-Oruro; sin embargo, luego de 11 meses, el tramo registró un avance de menos del 2%.

“El gobierno va a ejecutar la boleta de garantía (de Brabol). No es posible que haya empresas que se adjudiquen obras y después empiecen a terciarizar” su construcción.

“Aquí no vamos a perdonar a las empresas que incumplan contratos”, advirtió el presidente Evo Morales, durante la inspección a los tres tramos de la ruta bioceánica que une La Paz con el resto del país y con las vías hacia Argentina y Chile.

El consorcio —que debía invertir US$96,88 millones en la construcción del tramo— está conformado por las constructoras brasileñas Petra (35%) y Santa Cruz Engenharia (35%) y la boliviana Nubro SA (30%).

El presidente de la ABC, Luis Sánchez, explicó que “en el último año” Brabol se ocupó sólo de vender sus acciones “al mejor postor” para transferir el proyecto, por lo que se decidió ejecutar la boleta de garantía de US$6 millones que depositó la firma para adjudicarse el tramo II de la carretera.

“Como la empresa ha incumplido, aplicamos la normativa y estamos disolviendo el contrato”. Además, se analiza la posibilidad de que el Estado boliviano tome otras acciones legales contra esta empresa por “el perjuicio” que ocasionó al proyecto, indicó.

Por otro lado, Sánchez reveló que la propuesta de la ABC para prevenir cualquier retraso en la entrega de la obra (primer trimestre del 2014) se basa en la adjudicación directa del tramo II, “dividiéndolo en dos partes”, a las sociedades accidentales Santa Fe-Copesa y Cartellone-Ciabol

Esta adjudicación se concretaría como reconocimiento a la eficiencia de ambas empresas en la construcción de sus respectivos tramos y para evitar el retraso de “por lo menos seis meses” que ocasionaría la convocatoria a una nueva licitación internacional e inicio de la construcción de la obra.

“El financiador (la CAF) ya lo sabe y vamos a viabilizar el procedimiento en forma rápida para contratar a dos empresas que puedan continuar el trabajo” en el tramo II, expresó Sánchez.

La Doble Vía La Paz-Oruro tendrá una longitud en sus tres tramos de 203,18 kilómetros y se construye con una inversión de US$257,74 millones, monto que es financiado por la Corporación Andina de Fomento (CAF). Actualmente el avance de la obra es del 6%, indicó el presidente de la ABC.

En el caso de la construcción del tramo I, que a la fecha tiene un avance del 14%, la Asociación Accidental Santa Fe (de Costa Rica) y Copesa (de Bolivia) se comprometió a entregar la obra en un plazo máximo de 38 meses con una inversión de US$85,71 millones. El tramo III, que registra un avance del 13% y está a cargo de la Asociación Accidental Cartellone (de Argentina) y Ciabol (de Bolivia), será construido en un plazo de 31 meses con una inversión de $us 64,6 millones.

“Llevamos un mes negociando con las dos empresas” para concretar esta solución y para “no perder tiempo”, porque “una obra que anda a la mitad se daña con la lluvia” o puede ser afectada por otros factores, dijo Sánchez.

Por su parte, el ministro de Obras Públicas, Wálter Delgadillo, expresó que la carretera mejorará la calidad de vida de las 16 poblaciones cercanas a la vía. “La carretera es un apoyo directo del Gobierno a estas comunidades”, señaló.

Santa Fe invierte en maquinaria. El gerente de Producción de la Asociación Accidental Sante Fe y Copesa, Pablo Poepsel, informó de que la inversión en maquinaria del consorcio para la construcción del tramo I de la Doble Vía La Paz-Oruro asciende a US$30 millones, que incluye la compra reciente de una planta asfaltadora de última generación a un costo de US$2 millones. “La planta tiene una producción nominal de 160 toneladas de asfalto por hora, pero por la altitud la producción será de 120 toneladas”.

El Presidente busca acelerar obras con un delegado. Ante los retrasos que registran proyectos de infraestructura vial por la falta de insumos, el presidente Evo Morales analiza la posibilidad de nombrar un “delegado especial” para que atienda directamente las necesidades de las empresas constructoras.

“Es responsabilidad del Gobierno nacional (otorgar los insumo necesarios) para que las empresas puedan avanzar en la construcción de carreteras. No es posible que falte combustible a las empresas, por eso estoy pensando que el Presidente tenga un delegado especial para atender directamente a las empresas si los ministros o la ABC (Administradora Boliviana de Carreteras) no resuelven estos temas”, anunció.

Luego de la inspección a la construcción de la Doble Vía La Paz-Oruro, Morales lamentó también que otro de los problemas para los proyectos de infraestructura sea la falta de cooperación de las comunidades que viven cerca de las nuevas carreteras.