La Paz. El Ejecutivo proyecta instalar este año una planta piloto para la fabricación de baterías y pilas a base de litio, la que tendrá una inversión de US$5 millones. Asimismo, se sostienen negociaciones con países y empresas interesadas en desarrollar este proyecto de industrialización.

Así lo señaló el ministro de Minería y Metalurgia, Jose Pimentel Castillo, quien indicó que no existe una fecha para elegir al socio privado que suscribirá un acuerdo con el Estado boliviano para desarrollar la fase de fabricación de baterías y pilas de litio.

“Este año pensamos instalar una planta piloto para experimentar la potencia de las baterías y pilas de litio y naturalmente para un mayor perfeccionamiento de carácter tecnológico y estamos en conversaciones para tener un socio de carácter estratégico”, señaló el funcionario.

El 13 de mayo, el gerente nacional de Recursos Evaporíticos de la Comibol, Alberto Echazú, dijo que el directorio del Banco Central de Bolivia (BCB) aprobó un crédito de US$118 millones para el proyecto del litio, de los que US$113 millones se destinarán a la producción de sales y US$5 millones para el “pilotaje de baterías” y pilas o la planta piloto.

La nueva planta piloto funcionaría este y el siguiente año. El ministro Pimentel no quiso adelantar, sin embargo, Bolivia estaría produciendo baterías y pilas para el mercado interno y externo a gran escala.

En tanto se implementa este proyecto, el Ejecutivo sostiene negociaciones con países y empresas interesadas en este plan.

El ministro de Minería y Metalurgia señaló que los interesados en la industrialización del litio son: China, Corea de Corea del Sur, la telefónica Nokia de Finlandia, Japón —que aún no entregó su propuesta— y la República Bolivariana de Venezuela.

Propuestas. Pimentel subrayó que Japón, por el momento, “no tiene interés de participar inmediatamente en el proceso de industrialización del litio” y se espera que en algún momento lo plantearán. “De Japón no hay una propuesta concreta, lo que está haciendo es un acompañamiento al desarrollo de unas capacidades científicas”, afirmó el funcionario en entrevista con La Razón.

Al ser consultado sobre las negociaciones que se sostienen con Kores y China, la autoridad aclaró que se decidió guardar en reserva dicha información porque “los negocios son negocios” hasta el momento en que se elija al socio estratégico de Bolivia.
El miércoles 6 de abril, Luis Alberto Echazú declaró que Corea del Sur y China han presentado “propuestas en pie más serias” hasta ahora para el desarrollo de baterías de litio. Queremos “estudiar las dos propuestas” y presentarlas al presidente Evo Morales “para tomar una decisión final”, sostuvo en ese entonces. El 9 de mayo, el mandatario Evo Morales dijo que la propuesta más seria para industrializar los recursos evaporíticos del Salar de Uyuni era la de China.

El ministro de Minería, José Pimentel, prometió que la planta piloto instalada en el Salar de Uyuni producirá, a partir de finales de este año, 40 toneladas de carbonato de litio y 1.000 toneladas de cloruro de potasio, cada mes.

Aún no se definió si la producción de carbonato de litio y cloruro de potasio será comercializada en el mercado internacional. Los compradores serían China, Corea del Sur, Francia, Suiza. La decisión será el resultado de una evaluación.

Para respaldar el proyecto del litio, el presidente Evo Morales colocó en 2010 la primera piedra para la construcción de un aeropuerto en Uyuni, a 220 kilómetros al oeste de Potosí.