El 13 de enero de este año, un informe de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía (CBHE) advirtió que, al actual ritmo de declinación de los campos netamente petrolíferos, la producción de crudo del país se “agotará en los próximos cinco años”.

“La situación es complicada (...). Personalmente voy a hacer un diagnóstico con las empresas que operan en el país. Queremos que nos expliquen por qué han dejado de explorar los reservorios someros que son los que contienen líquidos (...) y que pueden satisfacer el consumo interno”, anunció el ministro de Hidrocarburos y Energía, José Luis Gutiérrez.

Asimismo, la autoridad recién posesionada señaló que es necesario realizar “ajustes técnicos” a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

“Necesitamos tener el diagnóstico real de a dónde están yendo las inversiones” de la petrolera estatal, “recabar información y trazar una línea de acción” actualizada, complementó.

El Programa de Inversiones de YPFB Corporación destinó para este año US$1.751,1 millones para los rubros de exploración, explotación, almacenaje, transporte, refinación, plantas de separación, distribución y comercialización, entre otros.

Según la autoridad, hasta el momento “faltó comunicación con YPFB; hacerle conocer lo que pensamos”.

En este sentido, “lo primero será dar respuesta a la provisión de líquidos (gasolina y diésel)”, dijo Gutiérrez en una entrevista concedida a la Unidad de Comunicación de esa dependencia.

“Las soluciones para este tema no vendrán de la noche a la mañana ni dentro de un mes. Se requiere de mucha planificación sobre la base del diagnóstico. Esto puede tomar unos dos meses”, expresó el ministro.

A su vez,  YPFB recibió más de 15 propuestas de empresas interesadas en brindar el servicio de transporte de entre 860 a 35 mil metros cúbicos de combustibles al mes en las rutas internacionales y nacionales, según un informe de YPFB Corporación.