El gobierno de Bolivia dijo este viernes que una amplia mayoría de los indígenas amazónicos del centro del país aprobó, mediante una consulta, la construcción de una polémica carretera a través del parque nacional Tipnis, rico en flora y fauna tropicales.

El visto bueno indígena parecía una victoria para el Gobierno de Evo Morales, que tiene su base política en los mayoritarios pueblos nativos andinos pero ha tenido que soportar duras críticas de los originarios amazónicos, escasos pero con gran resonancia en los medios y la oposición conservadora.

Marchas y otras protestas de los indígenas del Tipnis habían forzado a Morales a paralizar las obras de la vía hace poco más de un año, y anular el proyecto posteriormente, en espera de la consulta.

Los indígenas del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure aceptaron el proyecto vial -denunciado por sus detractores como un atentado contra el equilibrio ecológico- a cambio de otros proyectos como escuelas, hospitales, agua potable, industrias de cacao y madera y una radioemisora.

"Con el corazón muy alegre estamos concluyendo la primera consulta (...) No ha sido fácil llegar a esto", dijo al clausurar la consulta el vicepresidente Alvaro García, en referencia a un sector radical de los indígenas y a grupos ecologistas que seguían oponiéndose a la carretera.

El proyecto vial original de US$420 millones iba a ser financiado casi totalmente por Brasil. El Gobierno de La Paz no ha dicho con qué financiamiento reactivará el plan.

Según el conteo oficial de la consulta realizada en los cuatro últimos meses, la carretera por el centro del parque fue aprobada por 55 de las 69 comunidades del Tipnis. Otras tres plantearon rutas alternativas y las once restantes se negaron a participar en el proceso.

La ruta de 306 kilómetros entre los departamentos de Beni y Cochabamba atravesará tanto el Tipnis, reserva de 1,2 millones de hectáreas habitada por unos 12.000 indígenas, como el Chapare, la principal zona productora de coca ilegal del país donde operan los sindicatos cocaleros que lidera Morales.

"En nombre del hermano Evo les aseguro que lo que han planteado lo vamos a cumplir, esto es un mandato", dijo García a los indígenas en el acto transmitido en vivo por la televisión estatal.

"Que lo conozca Bolivia: los hermanos del Tipnis han hablado y quieren su carretera ecológica. No es una carretera normal (...) pero conseguiremos el financiamiento necesario", agregó.

Carlos Fabricano, líder de una de las tres agrupaciones de comunidades del Tipnis, dijo que la consulta era principalmente un compromiso del Estado con los indígenas.

"Hemos ejercido nuestro derecho y (...) a partir de ahora el Estado sí nos va a escuchar, con todos los compromisos que hay hacia adelante", afirmó el indígena.

"No son los dirigentes los que han decidido que se construya la carretera, son ustedes compañeros, cumplimos la democracia de las bases", remarcó.

Fabricano agregó que los dirigentes indígenas opositores a la carretera estaban fuera del país