La Paz. El gobierno pidió este miércoles que haya un consenso social y posiciones concretas de parte de los trabajadores y cooperativistas mineros que operan en Colquiri, ubicado al sur del departamento de La Paz, para terminar con el conflicto suscitado a raíz de la toma de la concesión minera de explotación de estaño de esa región por parte de los cooperativistas.

En una conferencia de prensa, el ministro de Minería y Metalurgia, Mario Virreira, afirmó que su despacho hizo todos los esfuerzos para que los asociados a la Cooperativa 26 de Febrero desalojen voluntariamente ese yacimiento estatal, que está en sus manos desde el 30 de mayo, arrendado a la empresa Sinchi Wayra, subsidiaria de la suiza Glencore.

Ratificó que esa empresa privada está dispuesta a entregar a los cooperativistas la veta de San Antonio para su explotación horizontal y vertical, además de otras áreas que; sin embargo, fueron calificadas como "insuficientes" por los cooperativitas.

Por parte del Estado, dijo la autoridad que también existe la posibilidad de rescindir el contrato suscrito con Sinchi Wayra para que la administración de ese yacimiento estatal pase a manos de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), propuesta que es apoyada por la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia.

"No estamos nacionalizando, no estamos quitando nada, excepto el hecho de rescindir un contrato, si es que se diera eso, que es solamente de administración de la mina. El yacimiento es propiedad del Estado boliviano a través de Comibol", aclaró Virreira.

Refirió que ese planteamiento surgió en 2007 del propio presidente Evo Morales, pero que no fue aceptado por decisión de los propios mineros que operan en Colquiri.

En ese contexto, el Ministro de Minería y Metalurgia dijo que hay dos caminos "muy concretos" en este momento para solucionar ese conflicto, pero insistió en que existe la necesidad de que haya "un acuerdo común entre partes, un acuerdo social, podríamos señalar, entre el sector cooperativista y el sector asalariado".

Dejó en claro que el gobierno busca poner fin al avasallamiento de la mina Colquiri mediante el consenso social de la gente que vive de la explotación de ese yacimiento de complejos de estaño y zinc.

"No nos manejamos por plazos ni horas ni días, lo que manejamos más que todo son hechos concretos que se deben dar", sostuvo Virreira.

Finalmente, mencionó que cualquiera que sea la decisión que adopten los cooperativistas y mineros asalariados debe ser remitido al Ejecutivo por escrito.