La Paz. La nueva Ley General de Minería de Bolivia prevé el cobro de un impuesto anual de hasta el 2% a las exportaciones para la creación de un “Fondo de Emergencia” que permita reactivar al sector en épocas de recesión en el precio de los minerales.

Así lo informó el ministro de Minería y Metalurgia (MMM), José Pimentel, a tiempo de aclarar que la propuesta “está siendo consensuada” con todos los operadores del sector en el ministerio de Trabajo, Empleo y Previsión Social.

“El ministerio planteó la necesidad de crear un Fondo de Emergencia que permita continuar con la actividad minera en épocas de depreciación de los precios (de los minerales)”, aseguró el funcionario.

El financiamiento de la iniciativa, explicó, provendría de un gravamen del “1 ó 2% al valor bruto” de las exportaciones del sector, en épocas en las que las cotizaciones internacionales de los minerales sean elevadas. A decir del ministro, “un 2% podría ser un margen aceptable” de aporte para los productores mineros.

Según datos del Boletín Estadístico Minero Metalúrgico del ministerio del área, el valor de las exportaciones de concentrados y metales de Bolivia creció en los primeros tres meses del año en 34,6% en relación con similar periodo de la gestión anterior.

Pimentel recordó que la medida se aplicaría, porque la explotación de minerales en el país tuvo “momentos bastante críticos” en años anteriores, por la abrupta caída en el precio de algunos productos como el estaño y el zinc.

“El mercado de los minerales no es estable”. Su desarrollo “depende mucho de la situación económica internacional y no es algo que nosotros tengamos regulado”, manifestó el ministro Pimentel. El Fondo, aseguró, “estaría manejado en épocas de crisis por todos los productores”.