La advertencia la realizó el presidente en ejercicio, Álvaro García Linera, quien visitó el sábado el proyecto siderúrgico e hizo una inspección de las obras ejecutadas hasta el momento por la compañía india.

Tras la inspección, el mandatario dijo sentirse preocupado por el retraso en las inversiones y por el desarrollo mismo del proyecto del Mutún, un gigantesco yacimiento de hierro y manganeso ubicado en la frontera con Brasil. “Hay un terrible atraso en la empresa Jindal”, afirmó.

El 18 de julio del 2007, el Estado boliviano y Jindal suscribieron un contrato de riesgo compartido para la explotación del Mutún. En el contrato, JSB se compromete a invertir US$600 millones en los dos primeros años de operaciones, US$1.500 millones hasta el quinto y otros US$600 millones hasta el séptimo.

Plazo. “Hasta abril (del 2012) tiene que ejecutarse en inversión comprobada, no en inversión comprometida, US$600 millones. Si no está visibilizada esa inversión de US$600 millones, tal como dice el contrato, nosotros vamos (...) a terminar el contrato”, advirtió García Linera en declaraciones al canal estatal Bolivia Tv.

Hasta abril de este año, Jindal ejecutó el 24% (US$145 millones) de la inversión comprometida para los dos primeros años de operación en el Mutún y cumplió con los requerimientos contractuales para exportar 250.000 toneladas de hierro de alta pureza. “Hemos superado el nivel de inversión proyectado para el primer semestre de operaciones —que era de US$120 millones— y hemos alcanzado los US$145 millones”, dijo semanas atrás a La Razón el gerente de Asuntos Legales de Jindal Steel Bolivia, Jorge Gallardo.

Álvaro García dijo que si se toma la decisión de rescindir el contrato con la compañía india, se trabajará con otra firma extranjera o el Estado se hará cargo de su explotación.

Este domingo, este medio intentó comunicarse con los ejecutivos de la compañía india, pero algunos no tenían activado su teléfono móvil o había problemas en la comunicación.

García Linera recordó que “el Estado, de muy buena fe, hizo un contrato” con Jindal para que esta empresa explote el Mutún y posteriormente industrialice el mineral de hierro. “Trabajamos durante meses para hacer el contrato” y “esperemos que en los siguientes meses (Jindal) pueda corregir ese atraso”, añadió.

El 17 de mayo, Jindal presentó al gobierno una boleta de garantía bancaria por US$18 millones para mantener la vigencia de su contrato de explotación en el Mutún.

Boleta.
El documento fue presentado en esa ocasión por el vicepresidente de la siderúrgica india, Vikrant Gujral, durante una reunión realizada con el ministro de Minería y Metalurgia, José Pimentel Castillo.

Con la boleta, la empresa renovó ante el gobierno su compromiso de invertir US$600 millones hasta abril del 2012 en la explotación de hierro del yacimiento del Mutún.

El Mutún es una montaña que tiene 40.000 millones de toneladas de reservas de distintos minerales, principalmente de hierro, de los que Jindal explotará la mitad, según el contrato firmado el 2007. El yacimiento mineralógico está ubicado en la provincia Germán Busch, del departamento de Santa Cruz,

En abril del 2010, el Ejecutivo cobró a su favor una primera boleta de US$18 millones de Jindal con el argumento de que la empresa india retrasó sus inversiones y pidió renovar el compromiso de inversión con la segunda garantía.

García dijo que si se toma la decisión de rescindir el contrato con la compañía india, se trabajará con otra firma extranjera o el Estado se hará cargo de su explotación. “Vamos a oír con seriedad (las otras propuestas) una vez tengamos la decisión tomada (...). Si hay alguien que quiera aliarse con el Estado para ser socio, en fin, vamos a oír la mejor propuesta y tomaremos las decisiones”.

Las ventas de hierro del mutún. La Razón informó el 2 de agosto que la Empresa Siderúrgica del Mutún (ESM) y Jindal Steel Bolivia (JSB) exportarán este año 200.000 toneladas (t) de hierro del Mutún.

La siderúrgica india realizará la venta de 60.000 t de concentrados en septiembre y la estatal le venderá 140.000 t a la firma paraguaya Acepar. El entonces presidente de Jindal, Carlos Fernández, informó en esa ocasión que la empresa realizaba el acopiado de “60.000 toneladas de hierro” que se exportarán “en septiembre vía Puerto Quijarro (provincia Germán Busch, Santa Cruz)” a potenciales mercados de “Brasil, Omán o China”.