La Paz. El gobierno de Bolivia y la Federación de Asociaciones Municipales (FAM) acordaron proveer de azúcar a la población a través de las alcaldías de ese país. El convenio pretende agilizar el suministro del producto en el mercado interno.

El acuerdo, que incluye a los ministerios de Desarrollo Productivo y Economía Plural (MDPyEP) y de Justicia, establece que los vehículos acreditados de las alcaldías, especialmente del área rural, puedan transportar el azúcar provisto por la estatal Insumos Bolivia (IB) a sus respectivas regiones.

“Este mecanismo hace que todo el azúcar que llega al país se pueda distribuir de manera muy rápida (...). Los municipios ponen la movilidad, el chofer y el almacenamiento, Insumos Bolivia pone su equipo técnico-logístico para el proceso de venta y ambos ministerios hacemos el control”, indicó la ministra de Desarrollo Productivo, Teresa Morales.

Las alcaldías podrán adquirir el azúcar al precio oficial de Bs 7,50 (US$1) el kilo y la cantidad que precisen, porque, además de los 1,2 millones de quintales que importa el gobierno, se efectuará la internación de más azúcar de ser necesario, sostuvo Morales.

Salvadas las dificultades legales para los municipios, la provisión del producto se hará conforme se registren los municipios, agregó.