Rio de Janeiro. El gobierno brasileño dará un crédito de 6.500 millones de reales (unos US$3.000 millones) al sector eléctrico para compensar el uso más intenso de las termoeléctricas ante la sequía que vive parte del país y por la compra de energía en el mercado, que es más cara, informaron fuentes oficiales.

Según explicó el director general de la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel), Romeu Rufino, el gobierno está negociando con una serie de bancos el préstamo, en el que el estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes), el banco de fomento brasileño, aportará unos 3.000 millones de reales (US$1.360 millones).

Con el nuevo préstamo, el gobierno brasileño ya cedió 17.700 millones de reales (US$7.700 millones) a las distribuidoras eléctricas este año, valor que será repasado a los contribuyentes en las cuentas de luz a partir de 2015.

El gobierno brasileño concedió en abril un crédito de 11.200 millones de reales (US$5.000 millones) para cubrir los costes extras del sector energético hasta finales de 2014, aunque el dinero sólo alcanzó hasta junio. "En principio, debe ser suficiente para cubrir los gastos extras hasta el final del año", dijo Rufino sobre el nuevo préstamo.

La sequía que vive Brasil y el bajo nivel de las hidroeléctricas, principal fuente de producción de energía en el país, obligaron al gobierno a conectar las centrales termoeléctricas, con un coste mucho más elevado, así como la compra de energía. Actualmente, todas las termoeléctricas del país están conectadas para garantizar el suministramiento eléctrico.