“Tranquilos” tras más de 2 horas de reunión con el presidente Sebastián Piñera y los ministros Jorge Bunster  (Energía) y Cristián Larroulet (Segpres) salieron los 20 representantes de las empresas eléctricas, quienes recibieron primero que la prensa el anuncio del gobierno de adelantar el envío del proyecto de carretera eléctrica al Congreso.

“El presidente nos ha puesto una meta de acelerar el trabajo que se está haciendo en materia carretera pública eléctrica. Originalmente, estábamos trabajando para poder presentar un proyecto al Parlamento en septiembre y vamos a hacer todos los esfuerzos para adelantar ojalá a agosto ese tema”, informó Bunster.

La propuesta de la administración Piñera se produce una semana después que Colbún, controladora del 49% de HidroAysén, decidiera paralizar de manera momentánea el megaproyecto, apuntando a que aún no hay una política energética clara.

Sobre este tema, el secretario de Estado enfatizó que los ejecutivos que asistieron al almuerzo “pudieron constatar que el gobierno efectivamente tiene una estrategia, tiene un plan de acción, está trabajando aceleradamente y eso sin duda que infunde seguridad”.

Tranquilidad empresarial. Representando al gremio, el presidente de Enersis, Pablo Yrarrázaval, señaló que la reunión fue “muy importante para todos los miembros de este sector y para todos los proyectos que hoy día -porque son distintos- de una u otra manera han estado tropezando con dificultades para ser aprobados”.

“El presidente nos ha expresado con mucha fuerza y convicción que él va a impulsar el desarrollo de todas las modificaciones o mejoras para tener efectivamente un plan energético del país que sirva a todas las necesidades y para que este país pueda llegar a ser desarrollado”, añadió, reconociendo que fue una conversación “tranquilizadora”.

HidroAysén. El director de Colbún, Bernardo Matte, en tanto, evitó aclarar si con esto se reactivará HidroAysén y sólo se limitó a decir que fue “una buena reunión donde pudimos conversar con franqueza y tranquilidad sobre los diversos problemas” energéticos.

Bunster, sin embargo, aseguró que en el encuentro “no se habló de un caso en particular, se habló del sector eléctrico en general, de los desafíos que enfrenta el país para poder abordar su desarrollo económico futuro y la exigencia y la demanda que ese crecimiento tiene sobre nuestro sector”.