Santiago. El gobierno de Chile aprobó este viernes un polémico proyecto minero de carbón en el sur del país, destinado a abastecer a generadoras eléctricas, pese a la fuerte oposición de grupos ambientalistas y residentes locales.

La Mina Invierno de Minera Isla Riesco, una asociación entre el grupo industrial Empresas Copec y la naviera Ultramar que implica una inversión de US$530 millones, fue apoyado con observaciones por un comité de ministros que evaluó más de mil indicaciones presentadas en la tramitación ambiental.

"El proyecto se aprueba con observaciones (...), el gobierno va a ser enfático en que todos aquellos compromisos que se han establecido en este comité tienen que ser debidamente cumplidos", dijo la ministra de Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, en una rueda de prensa tras el comité.

El plan busca extraer carbón sub-bituminoso en un yacimiento a rajo abierto en la Patagonia chilena, el que tendría como principal destino abastecer a termoeléctricas de la zona centro y norte de Chile.

Copec dijo en abril que iniciaría los envíos de carbón desde el yacimiento de la Isla Riesco en el primer semestre del 2013.

A la cita asistieron los ministros de Medio Ambiente, Economía, Salud, Minería y Agricultura.

A la salida de la conferencia de prensa decenas de activistas se manifestaron en contra de la decisión, en momentos en que la popularidad del presidente chileno, Sebastián Piñera, se encuentra en el nivel más bajo del año y en medio de su gestión.

Este viernes las acciones de Copec cerraron con un avance del 1,02%, a 7.660,10 pesos, en la Bolsa de Comercio de Santiago.