Santiago. El ministro de Energía chileno, Ricardo Raineri dijo que a dos meses y medio del terremoto, ENAP Refinerías Bío Bío reinició sus procesos productivos, con la puesta en marcha del primer grupo de plantas petroleras que habían sido dañadas.

En medio de la rendición de cuenta pública, el jefe de esa cartera dijo que la reposición del suministro de gas en Concepción después de la catástrofe también fue en tiempo récord.

El ministro, además, dio a conocer las siete medidas que se tomaron para reforzar la seguridad energética.

La primera de ellas es dotar a los Centro de Despacho Económico de Carga (CDEC) de los mejores elementos técnicos para visualizar y analizar el sistema eléctrico en línea. Además, las empresas debieron realizar capacitaciones y certificaciones permanentes a sus trabajadores que desempeñen actividades críticas.

La segunda es la exigencia de altos estándares internacionales para certificar los programas de mantenimiento, operaciones y maniobras.

También, se logró profundizar en la autonomía de los CDEC respecto a las direcciones de operación de peajes y de presupuesto, además de asegurar su  participación activa  en la planificación y desarrollo del sistema.

Las últimas dos medidas están enfocadas a las obras  de expansión del sistema troncal, que deberán  desarrollarse respetando los criterios de seguridad establecidos.

Nuevas hidroeléctricas. En el país además se inauguraron cuatro microcentrales hidroeléctricas, específicamente en la comuna de Cochamó, ubicada en Llanquihue: Llanada Grande con una potencia de 145 kW, Segundo Corral 19 kW, Valle del Frío 17 kW y Paso del León 19 kW;  para las cuales  el Ministerio de Energía trabajó  desarrollando los estudios de factibilidad y de ingeniería en detalle de ejecución,  a través del Proyecto “Remoción de Barreras a la electrificación Rural”.