Con el proyecto de ley ingresado esta semana al congreso, el gobierno espera una rápida aprobación legislativa a la iniciativa para captar, a través de donaciones del sector privado del país, unos US$155 millones en ingresos fiscales. Estos recursos se esperan que vayan en apoyo directo al proceso de reconstrucción tras el terremoto que afecto a la zona centro-sur del Chile.

La propuesta de donación, enmarcada en un conjunto de iniciativas impulsadas por el gobierno para captar ingresos que permitan operar el fondo de reconstrucción,  equivale a 22% de las reasignaciones presupuestarias anunciadas por el gobierno (US$ 700 millones) y a 1,7% del costo fiscal del plan de reconstrucción fiscal, descontado los seguros, según informa latercera.com

La propuesta, en todo caso, ha generado reparos desde la oposición hasta independientes, pasando por el PRI (Partido Regional Independiente), que ha tenido algún acercamiento al oficialismo, ya que tienen reparos a de "forma y fondo con la iniciativa", comenzando con las diferencias de beneficios tributarios a los que accederán las empresas chilenas y las empresas extranjeras. Desde ya se especula con que se generará un arduo trámite de la iniciativa en el congreso chileno.

Lo que se propone. La medida contempla una serie de beneficios tributarios para empresas y personas que colaboren para la reconstrucción post cataclismo. Se proyectan beneficios para los aportes de empresas con descuento de impuestos; contribuyentes del exterior que pagan en Chile el impuesto adicional de utilidades remesadas; cambio a la herencia; trabajadores dependientes que sólo tributen por su empleo; y personas que declaren impuesto global complementario por sus rentas.