Santiago. Chile ordenó la venta de sus acciones en cuatro empresas sanitarias para financiar y acelerar la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto de febrero, dijo este miércoles un diario local.

Aunque el anuncio formal se concretaría la próxima semana, el diario El Mercurio informó que el gobierno pretende recaudar por su participación minoritaria en esas compañías unos US$1.600 millones.

El plan contempla la venta de los títulos en la empresa Aguas Andinas, la mayor firma de agua potable del país y que es controlada por la española Aguas de Barcelona (Agbar).

La iniciativa también considerada la enajenación de las participaciones en la firma Esval, Essbio y Essal.

La enajenación de las participaciones en las empresas sanitarias, que se enmarca dentro de un plan anunciado en abril por el presidente Sebastián Piñera, podría generar una presión bajista sobre los papeles de las empresas que cotizan en bolsa.

Según cálculos de El Mercurio, el porcentaje de participación del Estado en estas firmas proporciona ingresos anuales a las arcas fiscales por unos 150 millones de dólares.

La venta de las participaciones del Estado en las empresas sanitarias sería la de mayor envergadura desde la privatización de estas compañías iniciada en la década de 1990.