El sector bancario está enfrentado con el gobierno de Chile después de que la Superintendencia de Bancos (SBIF) puso fin a las alzas de comisiones sin consultar a los clientes.

Jorge Awad, presidente de la Asociación de Instituciones Financieras, expresó este viernes su rechazo a la derogación de algunas normas que permitían alzas unilaterales y cobros abusivos en líneas de crédito y ahorro.

"El sistema de pago chileno es una joyita que voy a proteger y no voy a aceptar que medidas irresponsables la pongan en juego. Estas reglas dicen que usted tiene un sistema de aceptación tácita que está regido por la Ley de Bancos. No voy a aceptar que se saque una circular, que se borre lo que existe y no se reemplace por nada", dijo. La Asociación exige que se respete una circular de la SBIF de 2006 que permitía subir los créditos sin tener el visto bueno de los clientes, la cual ahora está siendo modificada, y el gobierno reitera a los directores, gerentes y presidentes de los bancos que ese documento no puede estar sobre los derechos que da la Ley del Consumidor.

El gobierno respalda a la SBIF, la cual ha hecho "cumplir con el mandato legal", y se le ha dicho a los bancos que "para poder hacer un cambio en las condiciones establecidas en los contratos, tienen que tener el consentimiento expreso de sus clientes", aseguró este viernes la ministra vocera del gobierno Cecilia Pérez.

De ese modo, la ministra salió al paso de las quejas del presidente de la Asociación de Bancos, Jorge Awad, por la circular de la SBIF, la cual derogó la normativa que permitía a las entidades bancarias y grandes tiendas subir unilateralmente los cobros a sus clientes.

La posición oficial es clara: "para poder hacer un cambio en las condiciones establecidas en los contratos, tienen que tener el consentimiento expreso de sus clientes. Y eso significa proteger el derecho de los consumidores, tal como lo ha dicho la sentencia de la Corte Suprema", precisó Pérez.

Por ello, ahora dependerá de los bancos trabajar con creatividad para conseguir ese consentimiento y no burocratizar el sistema de créditos.

Pérez hizo énfasis en que "la ley es una sola y los bancos no están por sobre la ley. Todos nos tenemos que adecuar, las personas naturales y las personas jurídicas, y en ese sentido acá no pueden haber tratos especiales, ni para la banca ni para nadie".

Respecto a las palabras del líder gremial bancario, precisó: "claramente el señor Awad está protegiendo a los bancos. El gobierno y el parlamento, protegen a los chilenos".

Organizaciones de consumidores defendieron la medida adoptada por la Superintendencia del sector, y llamaron al presidente Sebastián Piñera a no ceder ante las presiones.

Hernán Calderón, de la Asociación de Consumidores, criticó la actitud adoptada por la Asociación de Bancos, y aseguró que las modificaciones son adecuadas, "ya que los procedimientos eliminados provocaron mucho daño en los clientes".

Durante el primer trimestre de este año, los bancos obtuvieron ganancias por 380.000 millones de pesos (unos US$760 millones).

Los antecedentes de este conflicto están en el reciente fallo emitido por la Corte Suprema contra la empresa Cencosud, por cobros ilegales, y que le obliga a pagar unos US$70 millones a sus clientes.

Además, después apareció el caso del BancoEstado, que también tendrá que devolver unos US$12 millones a más de medio millón de chilenos que se vieron afectados por el cobro ilegal de comisiones por manutención de sus cuentas de ahorro desde el año 2008.

Sin embargo, los casos de abusos por parte de bancos y grandes tiendas se han vuelto algo común en este país. Por eso, en abril pasado, el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac) interpuso una demanda colectiva ante la justicia contra las tiendas Corona, Hites y Dijon por presentar similares tipos de irregularidades.

Por su parte, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, indicó que los perfeccionamientos normativos de los bancos deben ser equilibrados, para evitar perjuicios en el sistema bancario.

"Hay un escenario en el cual hay una nueva institucionalidad, está la ley del Sernac financiero, a la cual los actores se tienen que adecuar. Y tenemos que hacerlo con un equilibrio de proteger al consumidor y no desbancarizar", señaló Larraín.

La defensa de los consumidores ha tenido énfasis en el actual gobierno, integrado básicamente por empresarios, con lo que ha dado muestras de que no defiende solamente los intereses de las empresas y sí exige un trato justo para los consumidores chilenos.