El ministro de Minas y Energía, Mauricio Cárdenas Santa María, advirtió que el país no puede dejarse tomar ventaja de la llamada minería ilegal, la cual tiene el mismo ‘modus operandi’ que el negocio de la droga.

“Este tipo de minería que utiliza grandes sumas de dinero, que destruye indiscriminadamente el medio ambiente para obtener recursos que van a financiar el terrorismo de grupos al margen de la ley, es nuestro verdadero dolor de cabeza y por ello debemos atacarlo de la misma forma que al narcotráfico”, explicó el funcionario durante la instalación de la IV Convención Nacional Minera en Bogotá.

Además aclaró que para que esto pueda ser efectivo se requieren herramientas sólidas, como la reforma al Código de Minas, que les permitan a las autoridades actuar y detener esa carrera criminal que hoy está financiando a los grupos armados al margen de la ley.

Cárdenas detalló que lo que se busca con el nuevo Código de Minas, que solo será presentado al Congreso hasta el 20 de julio, es evitar que la maquinaria que utilizan estas bandas criminales ‘camufladas’ en la minería tradicional siga siendo la herramienta del terrorismo para obtener recursos de financiación.

Por ello, se incluirá en un capítulo del Código una orden que le permita a las autoridades destruir la maquinaria en el lugar en que se encuentra operando, y no como se hacía antes, que tan solo se confiscaba.

De ahí que a este tipo de minería, a la que se le conoce equivocadamente como ilegal, debe llamársele por su verdadero nombre: "minería criminal", recalcó el ministro.

Adicionalmente, se detalló que una de las tareas del gobierno es buscar un mecanismo con el que la minería tradicional o artesanal, que siempre ha vivido de esta labor, pueda legalizarse y desarrollarse dentro del marco del respeto por el medio ambiente, sostuvo el funcionario.

Junto a esto, buscar el mecanismo jurídico para reversar la adjudicación de títulos mineros a especuladores que no cumplen con los requisitos de ley, como pagar los cánones superficiales u obedecer los lineamientos ambientales.

Para ello, el Código tendrá dos formas de adjudicar estos títulos mineros. La tradicional que consiste en que el primero llegado, primero servido, pero sin saltarse la fila por tener amigos influyentes en Ingeominas; y la segunda, por rondas para adjudicar campos de minerales.

En ésta, se tendrán en cuenta dos criterios: uno el que mayor inversión ofrezca realizar en el desarrollo del proyecto y otro el que más ingresos por producción entregue al Estado.

Infraestructura para el cambio. El ministro explicó que el país requiere con urgencia infraestructura que le permita al sector competir con los países vecinos en igualdad de condiciones, ya que el precio de la tonelada de carbón metalúrgico, que en boca de mina es de US$200, solamente con ponerlo al puesto pierde US$70, lo que hace menos competitivo al país.

“Por esta razón aplaudo el proyecto del Ferrocarril de Carare, el cual permitirá bajar el carbón de la montaña al Valle del Magdalena, ponerlo en los puertos y poderlo exportar a mejores precios”, explicó Cárdenas.

En tanto anunció que en los próximos días se conocerán los resultados de los estudios de prefactibilidad que adelanta Votarantín y Corponare.

Con esta información, el Estado podrá darle el visto bueno al proyecto y de ser necesario disponer el 20% del valor total de la obra, dentro del marco de las Alianzas Público Privadas (APP), recalcó.

“Lo que se debe establecer, antes de que avance el proyecto, es la participación de terceros en el uso de la red, y no que se convierta en un ferrocarril de un dueño privado”, agregó.

En lo que tiene que ver con las proyecciones carboníferas, el funcionario señaló que este año esperan producir 97 millones de toneladas de carbón, lo que representaría un incremento del 14 % frente al 2011.

De otro lado, Cárdenas le pidió al Ministerio del Interior realizar las consultas con la comunidades de la Costa Caribe para mostrar el proyecto carbonífero de MPX en esta región del país.