La Autoridad de Fiscalización y Control Social de Empresas inició este lunes una auditoría a Embotelladora Boliviana (Embol) SA, fabricante de Coca-Cola. La firma debe justificar el alza en el precio de la gaseosa para no enfrentar una sanción económica o la cancelación de su matrícula comercial.

“Hemos dispuesto llevar adelante (un acto de) fiscalización a Embol SA para que, producto de esta investigación, se puedan constatar cuáles fueron las razones, los motivos, los informes técnicos que tienen para elevar el precio de la Coca-Cola”, indicó ayer el director del ente regulador, Óscar Cámara.

La entidad reguladora tiene previsto que los resultados de la auditoría se conocerán dentro de 40 días. “Si corresponde sancionar económicamente, lo haremos; si corresponde sancionar administrativamente, con la cancelación de la matricula comercial, lo vamos a hacer. No nos va a temblar la mano". Óscar Cámara, director de la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Empresas.

“Vamos a entrar a auditar todos sus estados financieros, sus inversiones, sus memorias (...). Yo sé que voy a tener problemas con Embol porque no estoy hablando de una empresa de la esquina, sino de una empresa transnacional”, complementó.

Desde el miércoles 12 de enero, Embol subió el precio de sus gaseosas y aguas entre Bs 1 (US$0,14) y Bs 0,50 (US$0,07).

El alza se registró en los productos no retornables de Coca-Cola, Fanta, Sprite, Fresca, Simba, Taí, Mineragua y agua Vital.

Empleados de la empresa señalaron que la medida se explicaba por “la subida en el precio del azúcar”.

Aprovisionamiento. A decir de Cámara, la compañía se aprovisionó del endulzante antes de producirse su escasez (a fines de diciembre del 2010). “Ha recibido más de un millón de quintales (de azúcar) del ingenio Unagro, de la cosecha 2010-2011”, denunció. Ese stock del producto, añadió, fue almacenado.

Según el director de la Autoridad de Empresas, la firma emplea azúcar, agua y electricidad para la elaboración de gaseosas. “Ninguno de estos componentes ha sufrido alza alguna”, aseguró el ejecutivo. Señaló que el azúcar que reciben las empresas productoras de bebidas y alimentos en el país es subvencionada a través de la venta de diésel a los ingenios a bajo precio.

La entidad reguladora tiene previsto que los resultados de la auditoría se conocerán dentro de 40 días. “Si corresponde sancionar económicamente, lo haremos; si corresponde sancionar administrativamente, con la cancelación de la matricula comercial, lo vamos a hacer. No nos va a temblar la mano", sostuvo Cámara.

Embol es subsidiaria de la firma chilena Embonor, que ingresó a Bolivia en 1995, cuando compró la franquicia de Coca-Cola a una compañía privada local, según el portal de la compañía, reportó AFP.

El miércoles 12 de enero, las agencias de distribución de la Cervecería Boliviana Nacional (CBN) —embotelladora de Pepsi, 7Up, Mirinda, Oriental y agua La Cabaña— anunciaron que desde el sábado 16 del mismo mes esos productos incrementarán su precio en Bs 0,50. Éste sería el segundo aumento en tres meses.

Consultado si el ente regulador fiscalizará también a esa embotelladora, Cámara respondió: “No tienen argumento alguno para elevar y nosotros vamos a actuar con todas las empresas con la misma medida”.
Insumo. El gerente de Relaciones Internacionales de Unagro, Miguel Montero, aseguró que en el país no existe desabastecimiento de azúcar sino una escasez del producto, la que atribuyó al contrabando.

“En la próxima zafra (que comenzará en abril) Unagro se compromete a producir el doble de azúcar que el año pasado; nuestra provisión estará orientada a satisfacer la demanda interna”, afirmó el ejecutivo.

Explicó que el 2010 fue el único año en el que faltó azúcar en los últimos 20 años. Añadió que la zafra de esa gestión cerró en septiembre, tres meses antes de lo previsto. Ello fue una consecuencia de la baja producción de caña, 35% menor.