Bolivia. El Gobierno garantizó públicamente la continuidad de las obras de la carretera Ixiamas-San Buenaventura y de la hidroeléctrica Miguillas, adjudicadas a la firma española Corsán Corviam.  

Así lo hicieron conocer, por separado, el ministro de Energía, Rafael Alarcón, en el caso de la hidroeléctrica Miguillas, y la presidenta de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), Noemí Villegas, en el caso del proyecto vial Ixiamas-San Buenaventura.

“Hemos firmado (el contrato) por unos US$137 millones, de los cuales hemos pagado US$47 millones. Del crédito, nos queda US$90 millones; este monto, más los US$34 millones que tenemos por las boletas de garantía, es un total de US$120 millones que existen para dar continuidad al 75% de obra que falta”, explicó Villegas.

La firma española Corsán Corviam recibió US$47 millones del gobierno boliviano y dejó boletas de garantía por US$34 millones. Dichas boletas de garantía de la empresa, en ambos casos, cubren los montos de los anticipos entregados.

De esta forma, la autoridad afirmó que el Estado cuenta con todas las “garantías y salvedad de los recursos”, por lo que la continuidad de las obras de la carretera, “en un tiempo prudente y de acuerdo con las políticas del Banco Mundial”, están garantizadas.

Villegas aseguró que el proceso de contratación de la firma española respetó las condiciones y políticas del Banco Mundial, al igual que el trabajo de la empresa fiscalizadora contratada.