Seúl. Corea del Sur, que batalla contra un serio brote de fiebre aftosa, confirmó este viernes la aparición de casos de gripe aviar en granjas avícolas.

El virus H5N1 de la gripe aviar fue detectado en patos en la ciudad de Cheonan (provincia de Chungcheong Sur) y en pollos en la ciudad de Iksan (provincia de Jeolla Norte), dijo en un comunicado el Ministerio de Agricultura.

La detección del virus ha llevado a las autoridades a sacrificar a las aves afectadas y decretar la cuarentena en granjas de patos y pollos en las áreas afectadas, señaló el comunicado.

El gobierno elevó el alerta por gripe aviar, mientras que el alerta por fiebre aftosa sigue estando en su nivel más alto, añadió el ministerio en dos comunicados. Hasta ahora, 540.000 cabezas de ganado, principalmente cerdos y vacunos, han sido sacrificados.

El brote de aftosa ha provocado el cierre de todos los mercados de ganado en Corea del Sur, causando un alza de los precios de la carne vacuna y el cerdo y un posible aumento de las importaciones provenientes de Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda.

El brote de aftosa, que afecta a ovejas, vacunos y cerdos, se originó en porcinos en la ciudad de Andong (provincia de Gyeongsang Norte) el 28 de noviembre. El Gobierno ha implementado campañas de vacunación en las áreas más afectadas.