Las autoridades de Costa Rica buscan que el sector privado tenga una mayor participación en el proceso de construcción de proyectos de generación eléctrica renovable en el país.

Con ese objeto, propondrá, en el marco de la Ley General de Electricidad, la creación de un mercado mayorista privado. Se espera que dicho sector, al menos, produzca el 35% de electricidad del mercado nacional, lo que implicará una inversión de US$3 mil millones.

En el nuevo texto de la Ley de Electricidad, que estará listo en las próximas semanas, se busca que la empresa privada contribuya a atender la demanda futura de electricidad, porque en los próximos 10 años el país deberá generar 2.400 Megawatts (Mw) más, -con lo que se ubicará al país cerca de los 5.000 Mw- lo que se traduce en un costo total de US$9 mil millones, inversión de difícil ejecución para el Estado, de acuerdo a La Prensa Libre.

Dentro del marco de competencia en el mercado eléctrico nacional se busca que entre las empresas privadas y las compañías distribuidoras actuales incorporen al sistema eléctrico nacional al menos 600 Mw de capacidad en los siguientes 10 años.

Gestión estatal. Por su parte, se vislumbra que el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) se concentre en la edificación de proyectos hidroeléctricos de gran envergadura como lo son Diquís, Reventazón, Pirris y Pailas, entre otros y que durante los 10 años venideros sume una inversión que rondará los US$6 mil millones.

La ejecución de las obras se realizaría a través de recursos propios o alianzas económicas con empresas privadas.

Las autoridades indicaron que el ICE, la CNFL, las cooperativas y empresas municipales se convertirán en los compradores de la energía producida en el mercado mayorista privado.