Quito. Si hay ingresos superiores a los $ 35 por el barril de crudo en el 2016, precio que el Gobierno estima para financiar el Presupuesto General del Estado, estos se utilizarán para pagar “los rezagos petroleros” y para inyectar recursos a la economía de la Amazonía.

Esa es la propuesta que el presidente Rafael Correa anunció ayer en Lago Agrio (Sucumbíos), en donde realizó el gabinete itinerante.

Correa dijo que las políticas laborales de algunas petroleras que tienen sus filiales en la Amazonía, aplicadas por la caída de los precios del crudo, afectaron a la zona.

“La idea es (que) del presupuesto del próximo año, tenemos $ 35 el barril, todo lo que supere a los $ 35 del barril, no tenemos problema en fideicomisarlo, va a ir para pagar los rezagos petroleros y esperamos ponernos al día en el 2016 (en cancelar atrasos en el sector) e inyectar recursos”, sostuvo el gobernante.

Para buscar soluciones a la crisis económica que estaría afectando a la región, el Ejecutivo tenía previsto reunirse ayer con ciudadanos