Quito. El gobierno de Ecuador está preparando un plan para hacerse de las operaciones de los productores de petróleo privados, si no llegan a buen puerto las negociaciones para sustituir sus actuales contratos de reparto de la producción, por contratos de servicios.

"Vamos a presentar condiciones razonables de rentabilidad, vamos a recompensar a los que realizaron inversiones arriesgadas", dijo este lunes el ministro de Recursos Naturales No Renovables, Wilson Pastor, en una entrevista radiofónica.

"Ya estoy preparando el plan de absorción de las operaciones por parte de Petroamazonas y Petroecuador, si es que alguna compañía no desea seguir con las negociaciones". Petroamazonas y Petroecuador son petroleras estatales de Ecuador.

Pastor añadió que las negociaciones con los productores privados para cambiar sus contratos serán "complejas", pero que "en cualquier caso no habrá ni confiscación ni expropiación porque se pagará un precio justo". Dijo también que el gobierno confía en llegar a acuerdos con las empresas.

La italiana Eni SpA (E), la española Repsol YPF SA (REP), la estatal brasileña Petroleo Brasileiro SA (PBR) y las chinas Andes Petroleum Co y PetroOriental son las principales petroleras con operaciones en Ecuador.

El Gobierno del presidente Rafael Correa desea sustituir los acuerdos de reparto de la producción por contratos de servicios según los cuales se pagaría a las petroleras una tarifa de producción mientras el Estado poseería el 100% del petróleo y gas producidos.

Además, el Estado se reservaría el 25% de los ingresos brutos antes de pagar las tarifas, aunque éstas cubrirían los costes, la amortización de las inversiones y un beneficio razonable, según el gobierno ecuatoriano. Las empresas podrían recibir el pago en petróleo en lugar de en efectivo, si se cubre la demanda nacional de crudo.