Quito. El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, sorprendió este sábado al anunciar la prohibición de importar calefones, argumentando que en el país existe un uso desmedido del gas, el cual es subsidiado por el gobierno.

Este anuncio será delimitado por los ministros del área durante los próximos días, según informó el diario El Comercio.

Sin embargo, la noticia no cayó para nada bien a los importadores de este artefacto, quienes rechazaron la medida.

“Nosotros vivimos de este negocio. Aquí doy trabajo a siete empleados. Si esto pasa, tendré que decirles a los muchachos que se vayan”, afirmó Néstor Negrete, propietario de la importadora de calefones In.Te.Ca.

Según los registros del propio sector, en la actualidad la importación de calefones alcanza los US$20 millones.