Se presentó un plan para mejorar la conectividad entre el mundo con el Ecuador. Durante anteriores gobiernos se perdieron frecuencias aéreas con los aeropuertos internacionales de Quito y de Guayaquil, en parte debido a la despreocupación de no impulsar a la actividad aeroportuaria y a otras externalidades propias del negocio.

Ahora se plantea que las primeras aerolíneas que abran nuevas frecuencias internacionales gocen de un subsidio de 40% del costo del combustible.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa analizó que viajar a Europa, por ejemplo, es más rápido que viajar a Sao Paulo, en Brasil; o a Buenos Aires, en Argentina.

El análisis económico de costos y beneficios supera al valor de lo que se subsidia, porque mejorar la conectividad con el Ecuador aumenta la productividad, la capacidad de exportar más rápido y a menores costos, y mejora el turismo, expuso el presidente ecuatoriano en su enlace 285 desde Loja.