Washington.  El Gobierno de Estados Unidos propuso este jueves que ocho aerolíneas -entre ellas United Continental Holdings Inc, Delta Air Lines Inc, American Airlines Group Inc y JetBlue Airlines Corp- comiencen vuelos directos a La Habana este mismo otoño boreal, dijeron funcionarios.

La lista tentativa de compañías aéreas, que debe ser finalizada aún, incluye también a Alaska Air Group Inc, Frontier Airlines, Southwest Airlines Co y Spirit Airlines Inc.

"Hoy damos otro paso importante para cumplir la promesa del presidente (Barack) Obama de volver a comprometernos con Cuba", afirmó el secretario de Transporte, Anthony Foxx, en un comunicado entregado a Reuters.

"La reanudación de los servicios aéreos regulares tiene un tremendo potencial para volver a unir las familias cubano-estadounidenses y fomentar la educación y las oportunidades para las empresas estadounidenses de todos los tamaños", agregó.

Funcionarios dijeron que la selección se hizo con el objetivo de tener una variedad de aerolíneas -de las más grandes a las de bajo costo-desde un amplio abanico de aeropuertos y ciudades.

Los viajes de ida y vuelta partirían desde varias ciudades de Estados Unidos con importantes comunidades de ciudadanos cubanos-estadounidenses y servirán como punto de conexión dentro del país. Entre las escogidas se incluyen Atlanta, Charlotte, Fort Lauderdale, Houston, Los Ángeles, Miami, Newark, Nueva York, Orlando y Tampa.

Un total de 12 aerolíneas solicitaron el derecho a operar vuelos de pasajeros y carga hacia La Habana. Funcionarios dijeron que la selección se hizo con el objetivo de tener una variedad de aerolíneas -de las más grandes a las de bajo costo-desde un amplio abanico de aeropuertos y ciudades.

Aunque sigue en vigor la prohibición de viajar y el embargo comercial sobre Cuba, el Gobierno de Obama está retirando las restricciones mientras presiona al Congreso para que levante el embargo de una vez por todas. Los viajes de estadounidenses a Cuba se incrementaron en un 77% el año pasado, indicó un funcionario.

Esta demanda se vio reflejada en las propuestas de las aerolíneas para cubrir los 20 vuelos diarios permitidos entre La Habana y ciudades de Estados Unidos por los dos gobiernos. Las opciones incluirían también viajes con aviones desde 28 plazas a algo menos de 200 asientos, agregaron funcionarios.