La viceministra de Desarrollo sostenible de Guatemala, Ivanova Ancheta, admitió en Sídney el periodo de "conflictividad" que el país centroamericano afronta en varios proyectos mineros y energéticos.

El mes pasado, una protesta en contra de la mina de San Rafael, en el sureste del país y subsidiaria de la canadiense Tahoe Resources, se tornó violenta cuando varios pobladores locales retuvieron a 23 miembros de seguridad y les quitaron las armas.

Un contingente policial acudió al rescate de sus compañeros, pero los manifestantes abrieron fuego contra las autoridades, un policía falleció tras ser alcanzado por una bala en el pecho y otros cinco resultaron heridos por las esquirlas de la refriega.

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, declaró el estado de excepción para limitar el tránsito, las reuniones y la posesión de armas de fuego en las poblaciones de San Rafael Las Flores, Castillas, Xelajpán y Maraquescuintla, por un periodo de 30 días, el 2 de mayo.

La viceministra Ancheta, quien se encuentra en Australia para participar en una reunión sobre medidas de transparencia en la minería, destacó que la divulgación de los datos sobre las actividades extractivas ayudará a mitigar los enfrentamientos porque la "desinformación genera la conflictividad" .

Ancheta participa este jueves y viernes en la VI Conferencia Global de la Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas EITI, en la que Guatemala goza el estatus de país candidato, que se está celebrando en la ciudad de Sídney.

LA EITI es una coalición de gobiernos, empresas, organismos multilaterales, inversores y organizaciones civiles que buscan que se apliquen estándares internacionales de transparencia en torno a las ganancias de las industrias de extracción minera y energética, así como los pagos a los gobiernos.

La representante de Guatemala realizó una presentación sobre los logros y retos que aún debe enfrentar el país centroamericano para el total cumplimiento de los estándares de la EITI.

Ancheta indicó que uno de los principales escollos con los que se han encontrado fue el compromiso del gobierno, las empresas y la sociedad civil para llevar procesos de transparencia.

La portavoz guatemalteca resaltó en su intervención que más del 90% de las empresas metálicas y del sector hidrocarburos en su país ya participan en el proceso de transparencia, aunque queda pendiente la adhesión de las compañías no metálicas.

Durante la conferencia en la ciudad australiana se darán a conocer, tal y como indicó Ancheta, nuevos estándares de implementación internacional que exigirán "que los datos de las empresas sean desagregados por empresas y por proyectos" .

Casi 40 países forman parte de esta coalición, entre ellos Perú, como país que cumple con todos los requerimientos de transparencia, además de Guatemala y Honduras como candidatos a ingresar, mientras que Reino Unido y Francia anunciaron ayer en París que implementarán los estándares de esta iniciativa.