Facilitar la construcción de 40 mil viviendas en el próximo año, otorgar 18 mil subsidios para la compra de casas y seis mil para la reparación, son algunos de los ejes de la Política Nacional de Vivienda 2012-2022, que lanzó el gobierno.

El presupuesto para echar a andar el programa este año asciende a Q250 millones (US$31,1 millones), según lo anunció el presidente Otto Pérez Molina, durante la inauguración de la quinta edición de la feria de la vivienda, Expocasa 2012.

La actividad es organizada por la Cámara Guatemalteca de la Construcción (CGC).

El ministro de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (CIV), Alejandro Sinibaldi, dijo que los recursos serán canalizados a través del Fondo para la Vivienda (Fopavi), que sustituirá en los próximos meses al Fondo Guatemalteco de la Vivienda (Foguavi).

Sinibaldi explicó que el programa de subsidio a la reparación de vivienda se iniciará con un plan piloto en Santa Catarina Pinula y la ciudad de Guatemala, bajo el nombre Piso Seguro, y consistirá en apoyar a las familias que tengan una vivienda con piso de tierra para que este sea fundido con concreto.

El funcionario refirió que como parte de la Política, este año se promoverá la legalización de 10 mil viviendas, se impulsará un programa de tasas preferenciales y el subsidio a la tasa de interés para la adquisición de viviendas de interés social.

Reducir déficit. El presidente de la Asociación Nacional de Constructores de Vivienda (Anacovi), Xavier Andrade, se mostró complacido por la política, ya que dijo que incentiva al sector y ayuda a reducir el déficit habitacional, que supera los 1,7 millones de unidades.

“En los últimos años, la producción nacional de viviendas se sitúa en un promedio de 20 mil unidades, mientras que cada año se suman 50 mil requerimientos de vivienda. A ese ritmo el país requiere construir por lo menos 70 mil casas por año para reducir el déficit habitacional”, indicó Andrade.