Lima. El gobierno peruano del presidente nacionalista Ollanta Humala planteó este miércoles una regalía de entre 1% y 12% a las utilidades de las empresas mineras, en un cambio profundo en el régimen tributario del sector clave para la economía del país sudamericano.

El esquema para elevar el aporte minero fue una de las principales promesas de campaña de Humala, que busca mejorar los indicadores sociales en un país rico en recursos naturales pero donde un tercio de la población vive en la pobreza.

Las nuevas regalías planteadas difieren del sistema tributario vigente en el sector, que tenían tasas de entre 1% y 3% sobre las ventas de las mineras.

En proyectos de leyes enviados al Congreso, el gobierno también planteó un "impuesto especial" de entre 2% y 8,4% de las utilidades operativas a las mineras que no tienen convenios de estabilidad tributaria con el Estado peruano.

Respecto a la firmas que tienen convenios de estabilidad tributaria -en su mayoría extranjeras-, el gobierno planteó un "gravamen especial" con un tasa de entre 4% y 13,12% sobre sus utilidades operativas.

Los convenios de estabilidad tributaria fueron firmados en su mayoría hace dos décadas con el objetivo de atraer a las empresas mineras de talla mundial hacia el país andino.

La minería es vital en el desarrollo económico de Perú y el sector es responsable del 60% de los ingresos totales del país por exportaciones. Perú es el segundo productor mundial de cobre, zinc y plata y el sexto de oro.