Lima. El ministro de Energía y Minas, Pedro Sánchez, afirmó que  los contratos para la construcción y equipamiento de la Central Hidroeléctrica Quitaracsa, ubicada en el departamento de Ancash, firmados esta tarde en Palacio de Gobierno, consolidan el crecimiento energético del Perú y reafirman la confianza de los inversionistas en proyectos de centrales hidroeléctricos.

“Estos importantes contratos permiten alcanzar, junto a otros que se encuentran en construcción, una capacidad de 500 megavatios. Es una reafirmación de la confianza de los inversionistas en proyectos de centrales hidroeléctricas cuya inversión se recupera entre 20 a 25 años, por lo que significan una apuesta por el Perú, un reconocimiento a la estabilidad económica y a la solidez del marco regulatorio”, sostuvo Sánchez Gamarra.

Fue durante la firma de los contratos para la construcción y equipamiento de la Central Hidroeléctrica Quitaracsa, desarrollado en el Salón Dorado de Palacio de Gobierno, con la presencia del presidente de la república, Alan García Pérez.

El titular del MEM aseguró que el proyecto Quitaracsa sumado a otros medianos que se hallan en alrededor de 100 megavatios junto a otros 17 proyectos hidroeléctricos menores a 20 MW y de energía renovable así como de generación térmica garantizan el suministro de energía hasta el año 2015.

“Con todos estos proyectos estamos garantizando el suministro de energía para el crecimiento que tiene el Perú en los próximos años. Con mucha satisfacción podemos decir que este evento (la firma de contratos de Quitaracsa) consolida el crecimiento energético del país”, acotó.

Por su parte, el presidente de la República, Alan García Pérez, sostuvo que el Perú está llamado a convertirse en un hub energético renovable, capaz de de abastecer a toda Sudamérica gracias al enorme potencial que tienen sus ríos y grandes caídas.

Cabe precisar que la firma de contratos para la construcción y equipamiento de la Central Hidroeléctrica Quitaracsa significa el primer paso para la ejecución de la misma que deberá entrar en operaciones en octubre del 2014 con una capacidad instalada de 112 megavatios, en la provincia ancashina de Huaylas.