El gobierno de Uruguay aprobó este lunes un decreto que promueve la eficiencia energética.

El ministro de Industria, Roberto Kreimerman, informó al término del Consejo de Ministros que el objetivo es reducir el uso de energía eléctrica entre 3% y 5% para 2012.

El decreto regula el uso de energía eléctrica en dependencias del Estado y exhorta a otras oficinas a plegarse al plan.

Esta reglamentación del Poder Ejecutivo tiene como objetivo promover el uso eficiente de la energía eléctrica, en el entendido de que Uruguay puede ahorrar buena parte de su consumo energético, según agregó el ministro en conferencia de prensa.

El presente decreto fue elaborado con información surgida de la comisión multipartidaria dedicada al estudio del uso de la energía en el país. El decreto, entre otras cosas, prohíbe que el Estado adquiera lámparas incandescentes -“salvo excepciones”- y limita la compra de vehículos que deberán tener cilindradas menores a 1.800.

Kreimerman agregó que estas reglamentaciones se sostienen en conceptos éticos y de ahorro económico. Agregó que la “sociedad mundial está sostenida actualmente por un fuerte consumo que aumenta la utilización de los recursos (energéticos), y la humanidad se enfrenta a un cuello de botella”.

El ministro remarcó que este es un tema que implica que la humanidad “se acerca a niveles elevadísimos de consumo de energía eléctrica”, situación que debe revertirse.

La medida se inscribe en el marco de la política de energía a largo plazo, aprobada en 2008 por el anterior gobierno, ratificada por el actual y aprobada en casi todos sus términos por la comisión multipartidaria de energía.

Las líneas de acción que se efectuarán en los próximos años apuntan a reducir costos energéticos por US$9.500 millones.