Caracas. Visiblemente satisfecho por los resultados del desempeño del sistema eléctrico durante el fin de semana, y en especial durante el proceso comicial, el ministro de Energía Eléctrica de Venezuela, Alí Rodríguez Araque, aseguró que los esfuerzos para mejorar el sistema eléctrico del país avanzan aceleradamente y de acuerdo con lo previsto.

Sin embargo, pese a esta evaluación, el titular de energía, no está del todo conforme, "podría estarlo más", comentó, al tiempo que informó que vendrán nuevas regulaciones y normativas para el sector.

"Pronto vamos a establecer resoluciones en materia de consumo de energía, en materia de eficiencia energética e incluso en materia tarifaria", aseguró el ministro a este diario a través de la línea telefónica.

Comentó Rodríguez Araque que pese a haber ciertas normativas en torno al uso de los aires acondicionados, su despacho estima redoblar esfuerzos y aplicar regulaciones más amplias.

"Todavía hay una gran cantidad de equipos que son ineficientes. Hay que educar además a los usuarios del servicio y desarrollar una cultura de eficiencia y conciencia", dijo.

Una de las ideas es hacer cumplir la normativa sobre la importación de electrodomésticos, además de dar facilidades a los usuarios de menores recursos económicos para que cambien sus artefactos obsoletos, que obligan a consumir energía en exceso.

Tarifas bajo lupa. Al parecer, la decisión de aumentar las tarifas eléctricas es una resolución tomada por parte del Ejecutivo nacional.

Desde que estallara la crisis del sector a finales del año pasado se han conocido esquemas de posibles ajustes que no han prosperado, pero que abren alternativas.

Aunque el ministro de Energía Eléctrica mencionó dentro de las regulaciones el incremento de las tarifas, no llegó a dar detalles de algún sistema que pudiera estar definido.

Explicó que el ajuste está cerca, pues mientras se logre llegar a un servicio óptimo y de calidad, será posible modificar las tarifas. "Faltan detalles que afinar. No podemos aplicar un aumento sobre un mal servicio, pero estamos cerca del objetivo", dijo el ministro.

Aclara, sin embargo, que en cualquier sistema, incluso en el mejor, hay fallas, "y en el nuestro hay debilidades que se están corrigiendo", comenta.

El ministro ha reiterado que la política que se aplica en el sector está orientada a la eficiencia, pero que forma parte de la corriente mundial que existe en torno a la reducción del consumo.

Racionamiento. Los empresarios recientemente denunciaron que el racionamiento no ha sido levantado, y que se aplica de manera solapada, afectando el desempeño industrial.

Rodríguez Araque, con la pausa que lo caracteriza, pero polémico, dice que "Venezuela, un país con menor desarrollo industrial que Brasil, Argentina y Chile, consume mucha más energía que todos estos países, salvo esta gente (empresarios) que nunca estará satisfecha".

"Nosotros suspendimos la emergencia eléctrica nacional que estaba en alto grado determinada por el problema del embalse, ellos dieron hasta una fecha de colapso que era supuestamente el 6 de abril y aquí estamos", señaló el ministro.

Ley compleja. El tema de la Ley Eléctrica está vivo en la Asamblea Nacional, algunos diputados estiman que saldrá a la luz antes de que los nuevos diputados se sienten en sus curules.

"La nueva ley está en la AN, y tengo entendido que será aprobada pronto. Nosotros vamos a trabajar en el reglamento, pero como esta ley es compleja y general puede implicar la aprobación de nuevas leyes especiales que desarrollen los principios generales de la ley, además de una regulación minuciosa".

Jornada exitosa. El comportamiento del sistema eléctrico durante las elecciones parlamentarias demostró que está mejorando significativamente la generación.

"Estamos incrementando los niveles de reserva para cualquier contingencia que se presente", comentó Rodríguez Araque.

El nivel de reserva ha crecido, de acuerdo con el titular del despacho eléctrico, gracias al aumento del desempeño de la turbina del Caroní y de los logros en Planta Centro, que posee una capacidad nominal de generación de 2.000 megavatios.

Según las cifras que suministra Rodríguez Araque, la generación actual de esa termoeléctrica se ubica en 870 megavatios, un nivel importante si se considera que a principios de año era de cero.

Recordó que esta planta nunca ha superado los 1.500 megavatios de generación.

Pese a no estar muy seguro de que se alcanzará la meta de incorporar al sistema una capacidad que oscila entre 4.500 y 5.000 megavatios, al cierre de este año, se muestra optimista.

"Seguimos poniéndole empeño para lograr la meta. Ahora lo que viene es la instalación de nuevas capacidades, pero depende de la rapidez de las obras civiles. Ya está la procura hecha", informa el funcionario.

Durante lo que va de año se ha llegado a sumar al sistema cerca de 1.400 megavatios de potencia solo en termoelectricidad. La fase de transmisión y distribución camina. Las inversiones se estiman en US$1.500 millones, y la idea es recuperar antes de fin de año las zonas con mayores problemas.