Caracas. En un pequeño caserío en el estado costero venezolano de Miranda, un cartel de madera cubierto por la espesa vegetación da la bienvenida: "Chocolatera Velásquez. El mejor chocolate del mundo".

El viernes, unos 600 productores de cacao se reunieron en esta calurosa zona para recibir al vicepresidente Elías Jaua, quien les entregó 29 millones de bolívares (US$6.7 millones) con el objetivo de que coloquen nuevamente a Venezuela entre los grandes exportadores de cacao.

"Además del mejor cacao del mundo, vamos a producir el mejor chocolate del mundo", arengó Jaua mientras entregaba pequeños tractores y maquinaria para agilizar el trabajo de siembra y cosecha.

"Tenemos que seguir creciendo en la producción de cacao (...) primero para el mercado interno y luego para la exportación de los países del ALBA", agregó Jaua mostrando un saco de 60 kilos de cacao listo para exportar.

Sin embargo, expertos consideran que la política agraria del gobierno no ha dado resultados en los 12 años que tiene el presidente Hugo Chávez en el poder y dudan que el panorama pueda cambiar.

Tras años en el olvido, la producción de cacao en Venezuela está estancada en 20.000 toneladas anuales. En la región, Brasil y Ecuador son los mayores exportadores. El mayor productor de cacao del mundo es Costa de Marfil.

En el siglo XVII Venezuela ocupó este lugar, pero crisis económicas y daños causados por ciclones cambiaron el panorama. Actualmente, el país petrolero aporta al mercado internacional apenas el 0,5% del cacao que se produce en el mundo.

Sin embargo, puntea la lista en cuanto a calidad. En los estados de Sucre y Miranda hay regiones que se dedican exclusivamente al cultivo de cacao con zonas definidas y un etiquetado regulado que protege su gran calidad.

El año pasado Chávez decretó al cacao como producto estratégico y prometió apoyo a las plantas agrícolas para comercializar el producto en el exterior.

Como iniciativa adicional, el Gobierno prepara para fines del 2012 un complejo agroindustrial del cacao del bloque latinoamericano de izquierda Alba, para elaborar 25.000 toneladas al año de chocolate.

"No sólo lo decimos nosotros, lo dicen los mejores expertos; éste es el mejor cacao del mundo", dijo una orgullosa Rafaela Loyo, trabajadora de una pequeña fábrica de chocolates que funciona en la zona y donde junto a 13 mujeres producirá en dos turnos 96 toneladas de productos al año.