Caracas. El gobierno venezolano evalúa extender un decreto de emergencia eléctrica para ahorrar energía, en medio de una crisis que ha obligado a racionar el servicio en el país y que ha golpeado la imagen del presidente Hugo Chávez.

El ministro de Energía Eléctrica, Alí Rodríguez, dijo que se busca estabilizar el sistema eléctrico y que la propuesta de prorrogar el decreto sería presentada al mandatario en la noche de este miércoles, según una nota de prensa de la agencia estatal de noticias ABN.

Chávez ha culpado de la crisis a una prolongada y fuerte sequía derivada del fenómeno climatológico "El Niño", que ha vaciado las represas y la capacidad de generar la vital hidroelectricidad en el país, pero sus detractores lo acusan de haber descuidado al sector durante años por la falta de inversiones y previsiones sobre un aumento del consumo.

El decreto de emergencia, que inicialmente fue por 60 días prorrogables, permite al gobierno acelerar el trasvase de recursos para enfrentar el problema, cuyo plan consiste en la masificación de plantas termoeléctricas.

Rodríguez dijo que las medidas de racionamientos de electricidad en el interior del país, que están afectando la producción industrial y comercial en medio de una recesión económica, irán disminuyendo progresivamente.

En febrero, conjuntamente con la emergencia, el gobierno lanzó un plan de ahorro de electricidad que contempla desde sanciones hasta incentivos en el valor del servicio, tanto para clientes residenciales, como comerciales e industriales.

Descartan colapso eléctrico. Los racionamientos, que han alcanzado también al servicio de agua, golpean al gobierno de cara a unas cruciales elecciones legislativas en septiembre, en las que Chávez quiere mantener una aplastante mayoría en la Asamblea para ejecutar reformas legales para su proyecto socialista.

Cuarenta por ciento de los venezolanos responsabilizan al Ejecutivo por el problema eléctrico, frente a 25,8% que culpa al clima, según un sondeo hecho en enero.

El Gobierno ha anunciado inversiones por más de US$4.000 millones para agregar 4.000 megavatios (MW) al sistema en 2010.

Rodríguez dijo que la extensión del feriado de Semana Santa -que sumó el lunes, martes y miércoles de la semana pasada- logró un ahorro significativo de energía, el cual cifró en 450 megavatios, según ABN.

El funcionario dijo que "las políticas de incorporación de generación y de reducción del consumo han resultado eficaces en los niveles del Guri (el mayor embalse del país), permitiendo que el sistema eléctrico nacional esté operando en condiciones estables (...) por lo que estamos entrando progresivamente en un proceso de estabilización".

Desestimó además una situación de colapso, como habían anticipado algunos sectores e incluso funcionarios si no se tomaban medidas a tiempo.

"No iba a ocurrir un colapso en el sistema eléctrico venezolano, no ha ocurrido como se señaló en varias oportunidades en grandes titulares de la prensa, no habrá colapso eléctrico. Podemos afirmar que la política y los planes aplicados por el gobierno nacional han resultado eficaces", dijo citado por ABN.

Precisó que el Guri está lejos de llegar al nivel crítico de 240 metros sobre el nivel del mar y acotó que pese a que comenzaron las lluvias no se puede afirmar que se va a llenar el embalse de la hidroeléctrica, por lo que se mantendrán las medidas de reducción del consumo.

El miércoles la cota estaba en 249,39 metros sobre el nivel del mar, según ABN.