Santo Domingo. El gobierno dominicano y la multinacional canadiense Barrick Gold continúan este miércoles, por tercer día consecutivo, buscando una salida al conflicto que mantienen desde hace meses por el cuestionado contrato de concesión de una mina explotada por la multinacional en el noreste del país.

El ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, dijo a la prensa que aún no se ha logrado un acuerdo, pero que "siguen" las negociaciones con la misión de Barrick Gold que llegó al país el lunes para reunirse con una delegación del gobierno, que considera lesivo para el interés nacional el acuerdo con la minera.

El funcionario, quien encabeza la comisión de negociación con la multinacional canadiense, señaló que las conversaciones con los ejecutivos de la firman "continúan de manera permanente" pero "todavía no hay nada".

"Si se terminan hoy, lo damos a conocer hoy", aseguró unas escuetas declaraciones, en las que insistió en que no puedo dar a conocer detalles "hasta tanto no concluyan" las conversaciones.

El gobierno y Barrick Gold mantienen un pulso desde que el 27 de febrero pasado el presidente del país, Danilo Medina, exigió públicamente a la empresa renegociar el contrato de la mina de oro Pueblo Viejo, en el municipio de Cotui (noreste), una de las mayores del mundo.

En aquella oportunidad, Medina dijo que otorgaba un plazo "prudente" para que la empresa se sentara a negociar con el gobierno un nuevo convenio, porque de lo contrario enviaría al Congreso (bicameral, controlado por el oficialismo), un proyecto de ley para colocar impuestos a las ganancias extraordinarias de las explotaciones mineras en el país.

Y es que, según el gobernante, quien asumió el poder en agosto pasado, la firma canadiense se quede "prácticamente con todo" el beneficio que genera la mina de Pueblo Viejo, que Barrick Gold comenzó a explotar a mediados de 2012.

Aunque el gobierno ha mantenido una firme posición sobre la necesidad de renegociar el contrato para beneficiar el país, el jefe de Estado reconoció este martes que esta es "una negociación en la que hay que buscar un punto intermedio para ambas partes".

En medio del creciente rechazo popular por el contrato con la empresa, Montalvo reveló hace unos días que ya se entregó una "propuesta final" a la minera en torno a la renegociación del contrato.

"En cualquier escenario que se dé, el gobierno hará exigibles las debidas compensaciones al país por la exportación de minerales de forma retroactiva", dijo Montalvo.

"Es decir", destacó, "que cualquier acuerdo o solución que decida finalmente el Ejecutivo en los próximos días, afectará al total de las exportaciones realizadas por la empresa minera, desde la primera onza de oro que salió del país, el 13 de noviembre de 2012".

En tanto, la Dirección General de Aduanas (DGA) mantiene retenido desde el 1 de mayo un cargamento de oro de aproximadamente 1.264 kilos que la multinacional intentaba enviar a Canadá.

La DGA acusa a Barrick Gold de incurrir en "constante irregularidades" a la hora de llenar los formularios de exportación, sin embargo, la firma canadiense defendió el lunes sus operaciones en este país y aseguró que "toda la documentación de los embarques realizados a la fecha ha sido inspeccionada y aprobada" por la propia oficina de Aduanas.

Hasta el momento, la multinacional canadiense ha sacado del país 27 cargamentos, pero aseguró que solo en dos de ellos han tenido "inconvenientes" debido, explicó, "a limitaciones del Sistema Integrado de Gestión Aduanera (Siga), de la propia DGA".