Quito. Ecuador dijo este lunes que contrademandó a la estadounidense Burlington por daños ambientales y mal estado de activos por unos US$504 millones, tras una demanda de arbitraje que planteó la petrolera en rechazo a una polémica ley de reparto de ganancias.

El pedido de Ecuador se enmarca en un arbitraje que sigue la petrolera desde el 2008 ante el tribunal arbitral Ciadi del Banco Mundial por una ley del 2006 y que la obligaba a entregar al país andino más de la mitad de sus ingresos extras por los altos precios del crudo.

La Procuraduría ecuatoriana dijo en un comunicado que el 30 de septiembre, y dentro del arbitraje internacional planteado por Burlington, "presentó contrademandas por daños ambientales ocasionados por la compañía, así como por el mal estado de la infraestructura de los bloque 7 y 21", que operaba la petrolera junto a la francesa Perenco.

En la primera contrademanda, la defensa ecuatoriana pidió una reparación integral por los daños ambientales por un monto equivalente a US$488 millones, mientras que el segundo recurso pide que la firma indemnice al Estado con US$16 millones por los gastos en los que incurrió para sostener la producción de los bloques.

Burlington también tiene un conflicto adicional con Ecuador, acusándolo de no otorgarle seguridad jurídica para explotar el bloque 23, donde es socia con la argentina CGC, y el bloque 24, ubicados cerca de comunidades indígenas.

Ecuador argumenta que el consorcio abandonó de manera ilegal la operación de sus áreas de concesión, de las que extraía unos 22.000 barriles diarios (bpd), por su desacuerdo con la ley tributaria, por lo que se inició un proceso de caducidad del contrato.

El consorcio ha señalado que el Estado "expropió" los activos que tenían en los campos, que actualmente están en manos de la petrolera estatal Petroecuador.

"Con la presentación de estas dos contrademandas, se ha iniciado una nueva etapa procesal dentro de este arbitraje internacional, que concluirá en 2013 cuando el Tribunal Arbitral emita el respectivo laudo", agregó el comunicado.

El país andino denunció el convenio ante el CIADI en el 2009.

Burlington también tiene un conflicto adicional con Ecuador, acusándolo de no otorgarle seguridad jurídica para explotar el bloque 23, donde es socia con la argentina CGC, y el bloque 24, ubicados cerca de comunidades indígenas.