Madrid. España mantiene una posición neutral frente a la decisión de la estatal mexicana Pemex de elevar su participación en Repsol-YPF y junto con la constructora Sacyr ejercer una mayor influencia en la petrolera española, dijo este martes el ministro de Industria.

La semana pasada Pemex usó más de 1.100 millones de euros (US$1.554 millones) para duplicar hasta casi el 10%  su participación en Repsol-YPF, tras firmar un pacto de accionistas con Sacyr, que posee otro 20% de la petrolera.

"El gobierno mantiene su neutralidad, es una operación empresarial (...) Pido a los protagonistas no involucren al gobierno en sus estrategias defensivas", dijo el ministro Miguel Sebastián a periodistas.

El pacto entre Pemex y Sacyr busca incrementar el poder de los dos socios en la gestión de la petrolera, que está participada también con casi un 13% por CaixaBank.

"Lo que al gobierno le preocupa son las reservas de Repsol, porque en parte son reservas españolas. Por eso vigilamos por la hispanidad de Repsol, pero es una operación estrictamente empresarial", dijo Sebastián.

A juicio de Sebastián, la operación cumple la premisa de mantener a Repsol-YPF como una empresa española.

"Si hablamos de la hispanidad nos referimos a dos puntos. Primero que el principal accionista sea español y esto se cumple y, segundo, que la suma de las participaciones de las empresas españolas sea mayor que la suma de las participaciones de las empresas extranjeras", explicó.

Minoristas enojados. En paralelo, una asociación de accionistas minoritarios españoles pidió el martes que el regulador bursátil investigue si Pemex actuó con información privilegiada en la reciente compra de acciones de Repsol-YPF.

"AEMEC (Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas) considera anormal el volumen de títulos de Repsol negociados antes de suscribirse el pacto de accionistas entre Pemex y Sacyr", dijo la entidad en un escrito presentado ante el regulador bursátil.

"AEMEC pide explicaciones sobre cuándo y cómo se realiza el compromiso de Pemex de adquirir el 5% de Repsol (...) (y) solicita que Pemex y Sacyr declaren si hay cláusulas adicionales al pacto o condiciones impuestas por terceros, que pudieran afectar al derecho de voto en Repsol", dijo.

Además, exigió que se confirmen o desmientan versiones de prensa que indican que los acreedores de Sacyr exigieron a la constructora tomar el control de Repsol-YPF para refinanciar su deuda.

La endeudada Sacyr, principal accionista individual de la petrolera, está en negociaciones con sus acreedores para refinanciar el crédito de 5.000 millones de euros (US$7.065 millones) que tomó justamente para concretar la compra de su parte en Repsol-YPF.