Tegucigalpa. La solicitud para importar 30.000 toneladas de arroz granza, libre de aranceles, fue denegada por el gobierno de Honduras al sector agroindustrial.

Los productores de arroz fueron los primeros en mostrar su descontento ante esta solicitud de los molinos, ya que aseguraban que el déficit sería únicamente de 10.000 toneladas y no de 30.000 toneladas como aseguraba la industria.

Fredy Torres, representante del sector arrocero en la mesa del diálogo, confirmó ayer que el contingente de desabasto no será importado en este momento, porque no existe la necesidad.

Torres comentó que de darse esta importación, sería como un "arrozazo" para el sector productivo, que ha invertido en tecnología y costos de producción.

Para esta cosecha se espera alrededor de 900.000 quintales de arroz, aunque la meta era superior a un millón de sacos, pero inundaciones en los cultivos de la zona de Colón no permitieron llegar a la meta.