Guatemala. El gobierno de Guatemala indemnizará con 1.200 millones de quetzales (US$156 millones) a los afectados por la construcción de la hidroeléctrica de Chixoy en la zona central del país en la década de los 80.

"Hoy es un día histórico para Guatemala, porque el Estado y los representantes de 33 comunidades de Chixoy (departamento de Chimaltenango) se pusieron de acuerdo en las reparaciones", afirmó el procurador de Derechos Humanos, Jorge de León.

El también mediador en el conflicto, dijo que centenares de pobladores fueron desplazados a la fuerza de sus tierras para edificar la hidroeléctrica, la mayor del país con capacidad de 233 megavatios, entre los departamentos de Alta y Baja Verapaz.

De León explicó que tras años de negociaciones, el presidente Otto Pérez Molina y los representantes de las comunidades mayas perjudicadas firmaron un acuerdo.

El primero de los desembolsos se hará en 2015 y será por 107 millones de quetzales (US$13,8 millones), con base en una calendarización para completar la indemnización.

Según la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), por más de 30 años integrantes mayas de Río Negro y Baja Verapaz buscaron justicia luego de asesinatos, violencia sexual y desplazamiento forzado.

"Sin consultar a las comunidades, el INDE empezó el proceso de exploración y planificación de la represa después de 1975", indicó.

El proyecto provocó el desplazamiento forzoso de más de 3.500 mayas y más de 6.000 familias perdieron sus tierras, además del asesinato de 400 hombres, mujeres, niñas y niños, según la CIDH.