Panamá parece volverse cada día un país más atractivo para las empresas. Aparte de el gobierno de Corea, que está interesando en los proyectos mineros del país a través de sus empresas, se suma Singapur que ha decidido hacerlo como socio del proyecto cuprífero en Colón, que promueve la empresa Minera Panamá, filial de la canadiense Inmet y en el que se invertirían US$4.300 millones.

Según el portal Prensa.com, Ellington, propiedad de la empresa estatal de Singapur Temasek Holdings, adquirió 9.258.419 acciones de Inmet por US$500 millones, lo que equivale a US$54 por cada acción negociada o el 14.1% de las acciones en circulación de Inmet.

Entre las limitaciones para la compra, se cuenta que el gobierno de Panamá tiene que modificar antes del 30 de septiembre su código minero para que permitan la inversión extranjeras en ese rubro. Si eso no llegara a efectuarse la transacción quedaría cancelada e Inmet deberá devolver el dinero.