El gobierno panameño anunció el jueves por la noche una reducción temporal del horario de trabajo en el sector público a partir del próximo lunes, como una medida preventiva que busca ahorrar entre 5% y 7% de energía, ante la baja generación de electricidad por la falta de lluvias.

El ministro panameño de la Presidencia, Roberto Henríquez, dijo a periodistas que la jornada laboral especial empezará a regir desde el próximo 6 de mayo próximo entre las 07.30 hora local (12.30 GMT) a las 13.30 (18.30 GMT) .

Los empleados públicos deberán trabajar en ese horario "seguido y sin (parar para) hora de almuerzo".

Añadió que con la medida, que se prolongará "entre cinco a diez días, hasta que lleguen las lluvias" , se puede hacer frente a esta situación de "emergencia" .

Henríquez resaltó que el gobierno ha sido el primero en "sacrificarse" , por lo que hizo un llamado al sector privado para que colabore voluntariamente haciendo un uso racional de los aires acondicionados por ejemplo.

La Secretaría de Comunicación del Estado señaló en un comunicado que la medida, aprobada mediante decreto, se tomó por recomendación de la Secretaría Nacional de Energía, ante el atraso del inicio de la temporada lluviosa.

Debido a que los caudales en las cuencas de Bayano y Fortuna no se han recuperado, la medida busca un ahorro del 5 al 7% como primera medida preventiva.

También se dispone que en todas las dependencias gubernamentales deban encender los acondicionadores de aire una hora después del inicio de la jornada laboral y dos horas antes de concluirla, con la finalidad de disminuir la demanda eléctrica.

Asimismo, se ordenó que los letreros luminosos en todas las instituciones de gobierno deban ser apagados al culminar labores.

Esta medida exceptúa aquellas instituciones que ofrecen servicios de atención al ciudadano, tales como los servicios de agua y salud.

"El cambio climático registrado en la región, tiene afectaciones en la temperatura y registra una baja considerable de lluvias que permitan mantener los embalses de nuestras hidroeléctricas en niveles óptimos para la generación que el país requiere" , indicó el comunicado.

En 2008, el gobierno redujo temporalmente el horario de trabajo en el Estado para ahorrar energía, a raíz luego de que el consumo de energía subiera a 1.059 megavatios diarios.

En Panamá, donde más del 40% de la energía se genera por hidroeléctricas, hay una capacidad instalada de 1 mil 700 megavatios, mientras que la demanda osciló en abril pasado entre 1 mil 3777 y 1 mil 443 megavatios, según datos oficiales.