Asunción. El anuncio fue hecho por el ministro de Justicia y Trabajo, Humberto Blasco, al término de un encuentro tripartito entre autoridades estatales, empresarios frigoríficos y dirigentes de las centrales obreras. Otro encuentro está previsto para este martes.

El funcionario señaló que la propuesta se encuentra en fase inicial y se desconoce cuántos trabajadores eventualmente serían beneficiados con la asistencia del Estado. Por el momento los fondos estatales no existen ni se conoce cuánto dinero es necesario para cumplir con el objetivo.

Explicó que dichos puntos serán fijados cuando el Ministerio de Hacienda dé su visto bueno a una propuesta de ampliación del programa “Ñamba’apo Paraguay”, creado originalmente para combatir los efectos de la crisis financiera de 2008.

El secretario de Estado remarcó que para que esta crisis sea resuelta en los tres meses previstos aguardarán principalmente que las gestiones de la Cancillería Nacional tengan éxito a fin de lograr la reapertura de los mercados internacionales.

Blasco apuntó que actualmente los industriales plantean una suspensión de contrato por 90 días que, afectaría de 5.000 a 6.000 empleados.

El funcionario indicó que a raíz de esta situación los empresarios ya tomaron medidas para mitigar el daño social con adelantos de vacaciones laborales. Plantean hacer lo mismo con los aguinaldos y complementar el resto con la provisión de cortes de carne a sus obreros.

Finalmente señaló que el Viceministerio del Trabajo inspeccionará cada frigorífico para certificar el impacto de la crisis y así cuantificar la cantidad de trabajadores afectados.

Finalmente instó a los empresarios y empleados a llegar a acuerdos bilaterales con sus trabajadores en forma pacífica.

Por parte de la Cámara Paraguaya de la Carne participaron Alba Pettengill y Juan Carlos Bordin. Joaquín Irum, del Frigorífico Concepción; César Ros, de Upisa; Roberto Brunenfeld y Alcides Montiel, de Frigomerc, y Agustín Olazar, de Friasa.

Rechazan subsidio y denuncian explotación

“Cuando hay bonanza no se reparten los beneficios a los trabajadores, pero cuando hay crisis lo primero que se golpea es la espalda de los trabajadores”, manifestó a su turno Jorge Alvarenga, titular de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

Alvarenga, vocero sindical en la reunión, se pronunció en contra de una suspensión laboral así como de un subsidio estatal.

Subrayó que la industria de la carne es uno de los sectores más explotadores, antisindicales y que más dinero ha ganado en los últimos años pagando pocos impuestos y abusando de sus empleados. No obstante coincidió en que se tomen medidas como adelantos salariales y otros. Dijo finalmente que todo quedará en manos del MJT.