Lima. El Gobierno de Perú envió este martes una delegación al distrito de Challhuahuacho, en la región andina de Apurímac, para analizar con las autoridades locales y la comunidad la agenda de desarrollo en el área donde se encuentra el proyecto minero Las Bambas, informó este martes el ministro de Vivienda, Milton Von Hesse.

El ministro, quien encabeza la comitiva, explicó a la agencia oficial Andina que esta es la segunda reunión en menos de dos semanas que el Gobierno sostiene con los representantes de la población de Challhuauacho para tratar temas de desarrollo.

Von Hesse estuvo acompañado en la primera reunión por los ministros de Desarrollo e Inclusión Social, Paola Bustamante; de Transportes y Comunicaciones, José Gallardo; y de Educación, Jaime Saavedra.

La comitiva se reunió en ese momento con el alcalde de Challhuahuacho y con representantes de las comunidades de las partes altas del distrito y dialogaron sobre la erradicación de la pobreza en la zona mediante el acceso a los servicios básicos.

El titular de Vivienda matizó que los asuntos relacionados con la explotación minera, como el proyecto Las Bambas, es una agenda que le compete a la ministra de Energía y Minas, Rosa María Ortiz, "con el sector privado" de la población.

"Nosotros vamos a discutir la agenda de desarrollo y proponer soluciones. Cada sector tiene una cartera de proyectos que serán implementadas a partir de este año para beneficio de la población apurimeña", aseguró hoy Von Hesse.

El titular de Vivienda matizó que los asuntos relacionados con la explotación minera, como el proyecto Las Bambas, es una agenda que le compete a la ministra de Energía y Minas, Rosa María Ortiz, "con el sector privado" de la población.

El proyecto de Las Bambas, operado por un consorcio que lidera la minera australiano-china MMG, se encuentra en la fase final de su construcción y está previsto que comience a producir unas 400.000 toneladas métricas de cobre anuales a partir de diciembre, según datos del ministerio de Energía y Minas.

Los medios locales informaron este mes que las comunidades campesinas cercanas al proyecto minero declararon el 6 de febrero un paro de 72 horas como protesta contra MMG, que se hizo cargo del proyecto tras la salida de la suiza Glencore-Xtrata.

Durante la protesta se informó que los manifestantes retuvieron a trabajadores de Las Bambas, pero la empresa operadora negó que la población hubiera tomado sus instalaciones.