Lima. El gobierno peruano dijo este viernes que aprobaría los estudios ambientales de importantes proyectos cupríferos de las firmas Chinalco, Southern Copper y Xstrata hasta mediados del próximo año, con lo que daría luz verde a planes que suman más de US$7.000 millones.

El ministro de Energía y Minas, Pedro Sánchez, estimó que su cartera aprobaría el estudio de impacto ambiental del polémico proyecto de cobre Tía María de Southern Copper a inicios del segundo trimestre del 2011.

El plan estrella de la cuprífera, controlada por el Grupo México, requiere una inversión de US$934 millones y elevaría en 120.000 toneladas anuales la producción de una de las principales productoras del metal rojo en Perú.

"Estamos en camino a evaluar el proyecto, que está moviéndose (...) pero no puede empezar la construcción hasta aprobar el estudio de impacto ambiental que sería al inicio del segundo trimestre", afirmó Sánchez en una conferencia con la prensa extranjera.

"Lo que (la empresa) tiene que hacer es una comunicación muy masiva sobre el estudio de impacto ambiental", agregó.

El proyecto Tía María es rechazado por algunos pobladores de la provincia arequipeña de Islay, en el sur del país, quienes temen el uso de sus aguas y se afecte la actividad agrícola en la zona.

Southern Copper ha descartado el uso de aguas subterráneas de uso agrícola para desarrollar su proyecto y ha afirmado que usará agua de mar.
Pese a las protestas, la compañía ha afirmado que "hará todo los posible" por continuar con su proyecto.

"En la medida de que hemos descartado el uso de aguas superficiales y subterráneas, el tema agrícola queda fuera" de las protestas, agregó Sánchez.

Toromocho y las bambas. Asimismo, el ministro Sánchez dijo que el gobierno aprobaría antes de fin de año el estudio ambiental (EIA) del gigantesco proyecto Toromocho de Chinalco, cuya inversión alcanzaría US$2.200 millones.

Recientemente, el conglomerado chino dijo que retrasará por al menos seis meses, hasta el segundo semestre del 2013, el inicio de las operaciones en Toromocho a la espera del visto bueno del gobierno peruano.

Toromocho produciría 900.000 toneladas de concentrados de cobre anualmente.

Al respecto, Sánchez dijo que "han habido demoras justificadas" en la aprobación del EIA de Toromocho debido a un plan de desvío y construcción de una carretera.

"Ya se ha terminado con este tema esta semana y ya estamos en condiciones de aprobar el EIA, antes de fin de año", agregó.

Por otro lado, el ministro precisó que darían luz verde al estudio ambiental del proyecto de cobre Las Bambas de Xstrata en el primer trimestre del 2011.

Las Bambas requeriría una inversión de US$4.200 millones y produciría unas 400.000 toneladas anuales de concentrados de cobre. Xstrata ha dicho que espera comenzar a construir esa mina en el 2011.

Perú, que es el segundo productor mundial de cobre después de Chile, prevé triplicar la producción de cobre en siete años, con la puesta en marcha de los proyectos.

Para este año el gobierno prevé una producción similar a los 1.274.725 toneladas de cobre del 2009.