Lima. El Ejecutivo promulgó este domingo la Ley que Declara de Interés Nacional el Incentivo al Desarrollo de la Industria Atunera, a través de la publicación de la norma respectiva en el diario oficial El Peruano.

En su artículo único la Ley 30788 señala “Declárase de interés nacional el incentivo al desarrollo de la industria atunera en el país, tanto en su fase de extracción, definida en base a la cuota sostenible, como de procesamiento”. 

“A fin de promover la competitividad, hacer viable el incremento de la producción exportable con valor agregado y promover el consumo interno” precisa el texto de la referida ley.

Más de 30.000 nuevos empleos. El presidente de la Cámara Peruana del Atún, Alfonso Miranda Eyzaguirre, señaló este domingo que la industria atunera en el país puede generar 30.000 nuevos puestos de trabajos directos y formales en los próximos cuatro años, con nuevas inversiones bajo el nuevo marco normativo.

“Las posibilidades que tiene el Perú en la pesca del atún son inmensas, sin exagerar podríamos generar 30.000 puestos de trabajo directos y formales, desarrollando la industria atunera, en los próximos tres a cuatro años”, declaró a la Agencia Andina.

“Las inversiones pueden crecer exponencialmente en el Perú, podríamos reconvertir gran parte de la industria conservera y congeladora hacia al atún en el país, las inversiones con un clima favorable no tienen límite”, dijo Miranda Eyzaguirre.

Refirió que serían 30.000 familias que se beneficiarían porque se trata de actividades bien remuneradas. 

“La declaración que hace esta ley es un marco para poder promover el desarrollo de la industria atunera del país y convertirla en uno de los bastiones de la economía y la pesca en Perú”, subrayó.

Inversiones. Miranda Eyzaguirre refirió que la inversión de la industria atunera en el Perú superó los US$80 millones en los últimos cuatro años, y la captura anual de atún bordea las 20.000 toneladas, cantidad de pesca inferior a la de los países vecinos y en los próximos dos años debería duplicarse.

Refirió que Ecuador exporta US$1.400 millones en productos de atún y Tailandia supera los US$2.500 millones.

“No debemos conformarnos con poco, sino debemos tratar de igualar o superar esos países, así de ambiciosos debemos ser, tenemos todas las condiciones para conseguirlo, necesitamos una política concertada de promoción por parte del Estado y de trabajo por parte de los empresarios y trabajadores del sector”, dijo.

Agenda de desarrollo. En ese sentido, Miranda Eyzaguirre refirió que la Cámara Peruana del Atún que se acaba de constituir, va a pedir una reunión de trabajo al ministro de la Producción para compartir su agenda de desarrollo de la industria atunera.

“Y que levante todas las trabas que aún subsisten, pero que estamos seguros que con un poco de voluntad del Gobierno y el esfuerzo de los trabajadores, podemos convertir al Perú de un importador a un país productor y exportador de productos derivados del atún”, afirmó.

“Las inversiones pueden crecer exponencialmente en el Perú, podríamos reconvertir gran parte de la industria conservera y congeladora hacia al atún en el país, las inversiones con un clima favorable no tienen límite”, agregó.

 

Protección del recurso. Asimismo, enfatizó que el incremento de la pesca del atún se hará de manera sostenible, protegiendo el recurso, porque esta especie marina en el Océano Pacífico está muy monitoreada. 

“La zona del Pacífico Oriental está bajo jurisdicción de la Comisión Interamericana de atún Tropical, hay un comité científico que evalúa el recurso, se dedica a las medidas de conservación y de protección tanto del atún como de especies afines”, explicó.

Refirió que, en el presente siglo comenzó a resurgir la industria atunera en el Perú.

“Tenemos la ventaja comparativa de la productividad de nuestro mar y la presencia del atún en nuestras costas. El gran desafío del Perú es convertir las ventajas comparativas en ventajas competitivas”, puntualizó.